Cárcel Real (Cádiz)

De Cadizpedia
Saltar a: navegación, buscar

El edificio de la Cárcel Real es uno de los edificios emblemáticos que se levantan en la ciudad de Cádiz durante la época de la Ilustración.

Historia

Cádiz. Cárcel Real3.JPG

Nombre del edificio

Cárcel Real

Localización

Cádiz

Cronología

s. XVIII

Arquitecto/s

Torcuato Benjumeda

Propiedad

Catalogación


En 1792 la ciudad de Cádiz, en atención a la mala distribución, situación y construcción de la antigua cárcel, determinó la construcción de una nueva , en un paraje más ventilado y de una capacidad proporcionada a la población. Lo diseña en el año 1794 Torcuato Benjumeda, el más representativo de todos los arquitectos que trabajan en la ciudad, en un momento en que comienza el declive económico y en el que el Neoclásico está de moda, en contraposición con el hasta entonces vigente Barroco, que ahora se considera decadente e incluso de mal gusto. El coste total de las obras fue de 3,5 millones de reales.

Surge así este edificio, de planta rectangular, de 66,87 por 33,45 metros y perfectamente simétrico, que se organiza según un patio central cuadrado y de otros dos rectangulares menores a los lados, alrededor de los cuales se distribuyen las celdas y otras dependencias en dos plantas de altura.

En la actualidad, desde enero del año 2011, este noble edificio es la sede de la Casa de Iberoamérica, institución cultural que acoge la Sociedad Municipal Cádiz 2012 y el Festival Iberoamericano de Teatro (FIT).

Cárcel Real

Detalle del cuerpo principal de acceso.

En alzado presenta dos plantas, con un cuerpo central avanzado. Pilastras toscanas, de orden gigante (peraltadas sobre un basamento) enmarcan los vanos. Las ventanas de la planta baja, de mayor luz, tienen un sencillo guardapolvo de traza horizontal, que desciende cóncavo en sus extremos. Sobre las pilastras corre un entablamento, en cuyo friso hay triglifos y bajo ellos tres gotas.

El cuerpo central de la fachada presenta cuatro columnas toscanas adosadas, más dos pilares en los extremos, del mismo orden. En los lados menores del cuerpo central, sobre los vanos de la planta baja (y enmarcados por pilastras), se distribuyen unos semicírculos ciegos, sobre los que hay inscrito un óculo.

Encima de la portada principal tenía una inscripción que decía: "Odia el delito, compadece al delincuente", frase debida a Concepción Arenal. Romero de Torres en su Catálogo Monumental de España - Provincia de Cádiz, lo consideraba como "el edificio civil de mejor gusto arquitectónico de Cádiz" y "si no fuera por la leyenda antes citada se podría pensar que habría sido construido para un museo o centro literario".

Los planos están fechados en 1794, año en que comienzan las obras. Sin embargo, tienen que ser posteriores, ya que Benjumeda firma con el título de Académico de mérito, título que no se le concedió hasta 1807. También se cita a la ciudad como Muy Heroica, título que fue concedido a la ciudad de Cádiz en 1816.

Fachadas lateral y posterior.

El edificio se comienza a utilizar en el año 1836, cuando se termina gran parte del mismo por el también arquitecto Juan Daura, quedando entonces por terminar el último tramo, el más cercano al mar, que no se acabó hasta el año 1.990, en la rehabilitación realizada para el Ministerio de Justicia por J. Montes Deza, para habilitarlo como sede de los Juzgados, que lo salvó de un estado casi de ruina. Siguiendo los planos originales se completó la última crujía del edificio y se instala a modo de remate en el cuerpo avanzado de la fachada principal, un ático rectángular y un gran escudo con dos pináculos a los lados.

Casa de Iberoamérica

Este edificio, proyectado en origen como Cárcel Real, fue recuperado por el ayuntamiento de Cádiz para sede de la Casa de Iberoamérica en el año 2011 después de un largo proceso con la Junta de Andalucía y tras las obras de rehabilitación que permitió que pasada la intensa agenda iberoamericana que tuvo en sus inicios, albergara desde entonces dos exposiciones permanentes: la de José Félix Llopis titulada Horizontes del arte, sueños de Ultramar, que expone un centenar de obras entre grabados, cuadros, esculturas o arte naif, y la de Cornellis Zitman de escultura.

Por acuerdo del año 2018 alcanzado entre el Ayuntamiento y la Universidad de Cádiz, se decide también exponer aquí otras dos importantes colecciones: la pictórica de Álvaro de Aramburu Picardo y la del escultor gaditano Juan Luis Vassallo Parodi. En ambos casos, se trata de colecciones que fueron expuestas con dificultad de espacios en el centro cultural Reina Sofía y que cuenta con las 168 piezas que la ciudad recibió de manos de Álvaro Aramburu y las 165 obras originales del escultor Juan Luis Vassallo.

Junto a estas dos colecciones, también se trasladan ahora a la antigua Cárcel Real dos interesantes bibliotecas de la ciudad: la de la Academia Hispano Americana, integrada por miles de volúmenes de gran valor histórico, y la del Ateneo gaditano, que alcanza la cantidad de casi seis mil libros. [1]

Referencias

  1. Más actividad cultural para la Casa de Iberoamérica y la calle Ancha. P-M Durio. Diario de Cádiz, 30 de mayo de 2018.


Localización

{{{descripción}}}

Principales editores del artículo

Hay 3 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente2.78/5

2.8/5 (9 votos)