Casa-Palacio de los Marqueses de Villarreal y Purullena (El Puerto de Santa María)

De Cadizpedia
Saltar a: navegación, buscar

La Casa-Palacio de los Marqueses de Villareal y Purullena, situada en El Puerto de Santa María, en la calle Federico Rubio, esquina a la calle Cruces, constituye uno de los más bellos ejemplares de la arquitectura civil de esta localidad.

El área urbana que ocupa corresponde al centro histórico, lugar donde se centraliza la actividad comercial y administrativa. El edificio representa un hito significativo de la ciudad, convirtiéndose en configurador de su propio espacio urbano.

Es el tipo de construcción propia de esta zona y que los comerciantes vinculados al tráfico con América edifican durante la época de apogeo comercial con las Indias Occidentales, es decir, en los siglos XVII, XVIII e incluso el siglo XVI. El valor histórico del edificio viene marcado por esta condición de casa-palacio: vivienda, oficinas y almacén de sus propietarios.

Posee cierta significación social en cuanto que va ligado al desarrollo de algunos hechos históricos de la ciudad, utilizándose como cuartel durante la guerra de la Independencia por el alto mando francés y como residencia de Isabel II y D. Francisco de Asís en 1862, con motivo de su visita a El Puerto.

A todo ello haya que añadirle un valor etnológico, ya que este Palacio suscita un especial interés popular, apoyado en la leyenda que en torno a él se ha gestado.

Descripción

El Palacio de Villareal y Purullena se construye por iniciativa de D. Agustín Ortuño y Ramírez, primer Marqués de Villareal y Purullena, en el año 1742, aprovechando un edificio del siglo XVII que ya existía en el lugar. Esta puede ser una de las razones por las que su distribución interior varía, en parte, de las otras casas de cargadores de Indias que se construyeron en el Puerto de Santa María por la misma época.

Es una casa edificada en piedra, ladrillo y mortero. La totalidad de la fachada principal está realizada en piedra vista, excepto algunas zonas de las construcciones anexas, dándole un cierto carácter monumental.

El edificio se organiza en torno a dos espacios diferenciados: uno anterior que incluye las dependencias de la fachada principal como son el patio, la escalera y los salones; y otro posterior que ocuparía el jardín, las galerías y dependencias que se asoman a aquél.

En el piso bajo, un zaguán sirve de acceso desde la calle, a un patio de columnas por el que accede a la planta principal a través de una amplia escalera. El patio es de planta cuadrada y consta de dos cuerpos superpuestos separados entre si mediante una cornisa que se apoya en dos arcos de medio punto en cada frente y éstos a su vez apoyados sobre columnas toscanas de mármol blanco, confiriéndole al conjunto un aspecto clásico.

La planta superior se corresponde con la inferior en cuanto a vanos y soportes, los cuales van coronados mediante un establecimiento.

El acceso a la planta noble se hace a través de una escalera de grandes dimensiones, de tipo imperial, cubierta mediante una cúpula sobre pechinas y que prácticamente ha desaparecido en su totalidad.

En cuanto al jardín, al que se asoman las grandes galerías de la planta principal, está franqueado por los extremos izquierdo y derecho mediante sendas dependencias de dimensiones rectangulares, que se corresponden en la planta principal con la capilla (al sur), y el comedor (al norte); bajo ella, la bodega y los aljibes.

La planta del piso principal está destinada a vivienda de los señores de la casa, albergando los dormitorios y gabinetes.

Hacia la parte occidental, alrededor del patio y la escalera se disponían los grandes salones; estos eran las piezas más destacadas del palacio: el Salón de Baile, de las Batallas y de los Retratos.

La segunda planta servía de vivienda a sirvientes ocupando la línea de fachada.

En cuanto a las portadas, destaca la puerta de entrada principal al edificio, con jambas y dintel de mármol. Sobre ella se conserva el escudo de la familia, labrado en mármol, con las ambas del marqués y decorado en el exterior con motivos vegetales.

Otra puerta que presenta interés por su decoración almohadilla es la situada en el lado Norte, de la que sobresale la clave a modo de ménsula lisa.

Referencia

Este artículo incorpora material de la Resolución de 25 de marzo de 1992, de la Dirección General de Bienes Culturales, por la que se incoa expediente para la inscripción específica en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz de la Casa-Palacio de los Marqueses de Villarreal y Purullena, en el Puerto de Santa María (Cádiz), publicado en BOJA nº37 de 5 de mayo de 1992

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.14/5

2.1/5 (7 votos)