Turismo en Ubrique

De Cadizpedia
Saltar a: navegación, buscar

Turismo en Ubrique

Puntos de interés

Siglos XVII a XIX.

El viario urbano de Ubrique adquiere un carácter propio en la zona alta de la población, cuyo trazado es irregular y marcadamente medieval, con calles estrechas y empinadas. Dentro del casco histórico se percibe una diferencia formal entre sus dos áreas diferenciadas: la villa "alta" o casco histórico tradicional, fuertemente condicionado por la topografía y pegado al peñón, cuya menuda articulación formal se adapta muy bien a la escarpada topografía; y la villa "baja", bajo el fuerte escarpe que existe y divide las poblaciones anterior y posterior al siglo XVIII, que ocupa la antigua vega.

La antigua ciudad romana de Ocuri está ubicada en la cima del Salto de la Mora, un cerro calizo situado a 1 km de Ubrique desde el que se controla el paso natural hacia la Manga de Villaluenga a un lado y la salida al sur de la sierra a otro. Su posición estratégica y su extensión hacen pensar que debió ser un municipio prerromano (un "oppidum") y romano de alto nivel, algo que corrobora la monumentalidad de los restos arqueológicos que conserva. Este importante yacimiento fue descubierto a finales del siglo XVIII. Su origen se fija en el siglo VI a.C., aunque la mayoría de los restos emergidos son de la época romana de la ciudad, con un mayor esplendor en el siglo II d.C.

Adosada a una de las paredes de la plaza del Ayuntamiento, y realizada con sillares y una altura de unos 3 m. x 2,5 m. de ancho. Coronada con una cornisa a modo de frontón y una cruz, sus cuatro caños están en su parte inferior, sobre un pequeño pilar que recoge el agua y la vierte hacia una construcción subterránea. Denominada de "Carlos III", ha sido usada durante siglos como fuente de agua y abrevadero de animales y tiene gran valor histórico, artístico y etnológico, ligada como está al conjunto monumental del Ayuntamiento y siendo ambos parte integrante de la plaza, centro urbano que también incluye a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la O.

El Rodezno es uno de los lugares más típicos de Ubrique. Es un nacimiento en el que desde siempre se han asentado molinos y tenerías, ya que las dos industrias necesitan el agua para su funcionamiento. Las últimas tenerías de Ubrique estaban en el Rodezno. Durante la Guerra Civil todas ellas fueron militarizadas, y al terminar los propietarios las vendieron al Ayuntamiento. Una de las últimas tenerías del Rodezno fue la de Ángel Janeiro Rubiales, cuyo utillaje fue recuperado por Manuel Cabello y actualmente se encuentra en el Museo de la Piel de Ubrique.

Edificios y monumentos

Arquitectura civil

Edificio que se encuentra situado en uno de los extremos de la plaza del mismo nombre y al que se accede a través de una escalinata semicircular de piedra caliza rosácea. Su fachada es una mezcla de estilos debido a las diversas restauraciones sufridas, predominando una línea clásica. No se conoce la fecha exacta de su construcción debido a que el 16 de mayo de 1810 las tropas francesas arrasaron Ubrique destruyendo gran parte del archivo municipal, y con ello gran parte de la historia de la localidad. Reconstruido poco después, fue ampliado en la segunda mitad del siglo XX. Adosada a su fachada principal se encuentra la Fuente de Carlos III, conocida como "Fuente de los Cuatro Caños", obra civil del año 1727.

Arquitectura militar

Castillo también llamado de Cardela, que se encuentra situado en el término municipal de Ubrique, cerca del embalse de los Hurones. Ubicado en el flanco sur de la sierra de la Silla, constituía un fuerte bastión defensivo que ejercía el control en el paso occidental al valle del río Ubrique. Fue construido por los musulmanes, y tenía una ubicación estratégica por cuya posesión combatieron musulmanes y cristianos, pasando de unos a otros sucesivamente hasta que a finales del siglo XV llegó a ser propiedad de los duques de Arcos. Lo que hoy queda de él manifiesta que se trata de una fortaleza de la época de la dominación islámica, por lo que puede ser fechada en torno a los siglos XII Y XIII.

Arquitectura religiosa

Esta iglesia es parte del convento en el que se estableció la Orden Capuchina, obra del siglo XVII que se inició en el año 1660 por deseo expreso de Rodrigo Ponce de León, duque de Arcos y señor de las Cuatro Villas. Finalizado en 1670 bajo la dirección de Fray Pedro de Andújar, en la actualidad su iglesia es propiedad de la Hermandad de Nuestra Señora de los Remedios, patrona y alcaldesa perpetua de Ubrique, al ser adquirido en el año 1942 para dicha hermandad. Su iglesia presenta una sola nave con planta rectangular o "de cajón", que aparece cubierta por una bóveda de cañón, mientras que el presbiterio se cubre a través de una cúpula semiesférica.

Iglesia que data de finales del siglo XVI y principios del XVII. En un principio estuvo dedicado a la figura de San Sebastián, Patrón de Ubrique, y ocupaba el centro del antiguo de la ciudad, siendo también la sede canónica de las antiguas organizaciones gremiales de la localidad. Interiormente se organiza a partir de una nave central, mas dos pequeñas naves laterales adosadas a ambos lados. Cuenta con un retablo mayor que preside la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, obra del escultor e imaginero umbreteño Antonio Illanes Rodríguez, de 1940. Al exterior, la portada y espadaña que corona su fachada responden a obras posteriores, de segunda mitad del siglo XX.

Se trata de un templo construido en 1773, de planta basilical con tres naves marcadas por columnas sobre las que cargan arcos de medio punto. Las cubiertas son de bóveda de cañón en la nave central y de arista en las laterales. El retablo mayor es una obra del año 1940, en el que se sitúa un crucificado obra del escultor e imaginero sevillano Castillo Lastrucci. Por su parte, la nave lateral derecha queda presidida en su retablo por la valiosa imagen de Nuestra Señora de la O, obra del también imaginero Jerónimo Hernández, que fue realizada en 1575 y policromada por Álvaro de Ovalle en 1576; una imagen de gran valor histórico y artístico procedente de la localidad sevillana de Carmona, y creada en origen para su iglesia del Salvador. Al exterior presenta una fachada de líneas sencillas, quedando emplazada la portada principal en uno de sus muros laterales, y destacando en el conjunto arquitectónico su torre-campanario, de planta octogonal, que aparece coronada por un chapitel de base poligonal.

Constituye la iglesia más antigua de Ubrique, ya que su construcción se comienza a principios del siglo XVI. En su origen fue una ermita y más adelante, tras la reforma llevada a cabo en el siglo XVII, alcanzó la categoría de templo parroquial. En lo referente a su arquitectura, la iglesia o ermita de San Antonio presenta una sola nave cubierta por bóveda de cañón y por una cúpula semiesférica en la cabecera. En su exterior, su bella espadaña se ha convertido en un referente estilístico y monumental hasta quedar con el paso de los años como un emblema y símbolo de la localidad. Su retablo mayor, procedente del convento de Capuchinos, está presido por la imagen de San Antonio de Padua, obra de 1965 del imaginero carmonense Francisco Buiza Fernández.

Museos y galerías

La antigua ermita de San Juan de Letrán es un edificio singular de planta octogonal, obra del siglo XVII de complicada historia arquitectónica. Coincide, según los historiadores, con una etapa de gran esplendor constructivo en el barroco gaditano, en sintonía con el auge del comercio con América, la consolidación de una clase burguesa pudiente y el establecimiento de congregaciones religiosas en la provincia. Aquí se encuentra instalado el Centro de Interpretación de la Historia de Ubrique, inaugurado el 9 de marzo de 2009, que describe su historia desde los recolectores del Paleolítico hasta la II República, con aspectos importantes como la artesanía y la industria de la piel.

Situado en el antiguo Convento de Capuchinos, lugar en el que se estableció la Orden Capuchina y que data del siglo XVII, iniciándose su construcción en 1660 por expreso deseo de Rodrigo Ponce de León, duque de Arcos y señor de las Cuatro Villas, quedando acabado en 1670. En su interior está la Exposición Permanente "Manos y Magia en la Piel", un paseo por la historia de la marroquinería de Ubrique desde sus inicios, que forma parte del patrimonio etnográfico de la localidad. La Muestra se localiza en la zona correspondiente a las antiguas celdas de los capuchinos, en la planta alta, y en el claustro del edificio, con máquinas antiguas y modernas usadas en el proceso de fabricación de la piel.

Se halla al noreste de la provincia de Cádiz (donde incluye nueve municipios) y al noroeste de la de Málaga (donde incluye otros cinco), perteneciendo al complejo montañoso de las Cordilleras Béticas que al sur de la depresión del mismo nombre cierra con distintas unidades uno de los sistemas meridionales de la Península Ibérica. Con superficie aproximada de unas 47.1 20 Ha., comprende la Sierra del Pinar, Sierra del Endrinal y del Caillo, Sierra de Zalfagar y Sierra Margarita, entre otras. Destaca por su importancia, la Sierra del Pinar (su pico principal tiene 1.654 m. de altitud y es el punto más alto de la provincia). Sus características geológicas han originado la aparición de una vegetación propia, con especies endémicas como el "pinsapo" (Abiespinsapo Boiss) que forma un denso bosque de 300 Ha. único en el mundo, en la ladera norte de la citada Sierra.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)