Cáritas Diocesana de Cádiz

De Cadizpedia
Saltar a: navegación, buscar
Wikandificar.png Este artículo o sección necesita ser wikificado con un formato adecuado a las convenciones de estilo de Wikanda.

Por favor, edítalo para cumplir con ellas. No elimines este aviso hasta que lo hayas hecho. ¡Mil gracias por tus aportaciones!

{{{descripción}}}

Cáritas Diocesana de Cádiz está situada en calle Hospital de Mujeres, 26. 11001 - Cádiz

Cáritas

Es muy extraño que encontremos a una persona que no le suene un poco el nombre de Cáritas. Pero ¿cuántos saben lo que realmente es?

Muchos creen que Cáritas es una institución de la Iglesia que se dedica a repartir comida y ropa entre los pobres. Algunos ven que esas prácticas pertenecen al pasado y que hoy Cáritas es algo más. Pero, ciertamente, pocos son los que saben qué es Cáritas en realidad.

De forma sencilla, podríamos llamar Cáritas al grupo de personas que, en la Iglesia, se dedican a organizar la atención a los más pobres entre los seres humanos. Así pues, Cáritas es el organismo oficial de la Iglesia que expresa el amor preferencial de Dios por los más empobrecidos de la tierra.

El lugar de Cáritas

Ejemplo.jpg

Cáritas encuentra su lugar en el mundo entre los más pobres y excluidos, pues así lo hacía Jesús de Nazaret. Cáritas, por su raíz evangélica, está llamada a mezclarse con los hombres y mujeres que han pasado a formar parte de los excluidos. La presencia de Cáritas es requerida cuando a las personas se les niegan el ejercicio de sus derechos (integridad física y moral, alimentación, vivienda, empleo, salud, educación). Ahí, en esos espacios, Cáritas entiende que tiene que estar promoviendo acciones globales en favor de los hombres sin descuidar ni su historia ni sus necesidades.

Las tareas de Cáritas

Para que Cáritas pueda llevar a cabo su meta, lleva a cabo una serie de tareas a las que no puede renunciar sin dejar de ser ella misma. Es decir, para que Cáritas sea Cáritas tiene que hacer esto, si no lo hace será otra cosa pero no Cáritas. Veamos de forma rápida cuáles son:

1. Animación de la Comunidad. Cáritas ayuda a la comunidad cristiana a tomar conciencia de que la justicia y la misericordia son parte del amor y que el amor tiene que vivirlo todo seguidor de Jesús de Nazaret. Conocer la realidad realizando estudios, dar a conocer la pobreza y sus causas con campañas de sensibilización, informar de lo que Cáritas hace, invitar al compromiso solidario, son algunos ejemplos de animación de la comunidad.

2. Intervención social. Cáritas lucha día a día contra la exclusión y lo hace de tres formas concretas: con la asistencia en caso de urgencias: atendiendo a las personas en la necesidad más básica para encaminarlos, siempre, hacia la integración social; por medio de la promoción: trabajando par que los excluidos puedan salir de su situación por ellos mismos poniendo a su disposición programas de capacitación y formación y, por último, buscando el cambio de estructuras que generan pobreza, haciendo propuestas de cambio frente a la injusticia social e institucional.

3. Compartir los bienes. Cáritas anuncia que compartir los bienes es una expresión de amor, que los bienes de la tierra son para todos los hombres, no sólo para unos pocos. Cáritas invita a invertir los bienes económicos en obras a favor de los empobrecidos y que existen bienes y talentos que no son económicos y que también se deben compartir (cultura, tiempo, valores, sentimientos…).

La gran familia de Cáritas

Al igual que la Iglesia siendo una se organiza en niveles (Diócesis, Arciprestazgos y Parroquias) para ofrecer servicios comunes que presten mayor eficacia y ahorro de medios, Cáritas como parte de la Iglesia adopta esa organización territorial. De este modo, la organización de Cáritas es la siguiente:

  • Cáritas Parroquial

Es el primer núcleo de la acción de Cáritas. Allí donde hay una parroquia hay un grupo de Cáritas. Presididos por el párroco, están cercanos a las personas del barrio, conocen su realidad y organizan acciones para ayudarles en sus problemas.

  • Cáritas Arciprestal

Es la reunión de las Cáritas Parroquiales que conforman el Arciprestazgo. Dan servicios de coordinación, rentabilizar recursos y atender problemas que exceden la capacidad de las Cáritas Parroquiales.

  • Cáritas Diocesana

La preside el Obispo y está al servicio de la Diócesis y de todas las parroquias. Desarrolla programas que, por su envergadura, exceden de las posibilidades de las parroquias y arciprestazgos. Es el cauce de la comunicación de bienes entre las diferentes Cáritas y zonas de la Diócesis. Organiza campañas de sensibilización sobre las situaciones de exclusión y, también, de recaudación para los países empobrecidos además de preocuparse por la formación de los agentes voluntarios y técnicos.

  • Cáritas Española

Es la reunión de todas las Cáritas Diocesana de España y tiene como objetivo la coordinación de las actuaciones de las Cáritas Diocesanas, fomentar la comunicación de bienes entre ellas, ofrecer espacios de formación y reflexión para los miembros de Cáritas, coordinar la atención a los países que sufren catástrofes y emergencias y denunciar la situaciones injustas que soportan los excluidos.

  • Cáritas Internationalis

Tiene como misión coordinar de la acción sociocaritativa de la Iglesia en todo el mundo, especialmente en los casos de catástrofes y emergencias y en los planes globales de desarrollo de los pueblos. Se encuentra en Roma y trabaja de forma coordinada con la ONU y con otras ONG’S a nivel mundial.

Qué hacemos por los demás

En la Diócesis de Cádiz, en la actualidad, Cáritas tiene diferentes campos de trabajo de acción social.

  • Acogida y Atención Primaria. Atención a familias en situación de riesgo de exclusión, ayudas económicas básicas, información y asesoramiento, coordinación con otras entidades sociales...
  • Empleo. Orientación Laboral, formación ocupacional, bolsas de empleo de servicio doméstico, intermediación laboral, asesoramiento y acompañamiento a iniciativas de inserción...
  • Mayores. Acompañamiento a personas en situación de soledad, apoyo en la realización de gestiones, información y orientación, actividades grupales...
  • Personas sin Hogar. Acompañamiento de procesos personales de integración, atención de necesidades básicas (alojamiento, higiene y alimentación), actividades grupales de recuperación personal...
  • Mujeres. Actividades grupales de promoción (talleres formativos, actividades de ocio y tiempo libre...)
  • Infancia y juventud. Apoyo escolar, juegos educativos, campamentos. Promoción del voluntariado joven, educación en valores.
  • Cooperación Internacional al Desarrollo. Campañas de Emergencia, Educación para el Desarrollo, Comercio Justo.

Historia de Cáritas Diocesana de Cádiz

El 5 de mayo de 1955 D. Tomás Gutiérrez, Obispo de la Diócesis de Cádiz, firmó el decreto de erección canónica que creó Cáritas Diocesana de Cádiz.

Recién creada, Cáritas tuvo que hacerse cargo de la recepción, almacenaje y distribución de la recordada Ayuda Social Americana (ASA) que el gobierno estadounidense donó, a través de la Cáritas Norteamericana, a varios países europeos, entre ellos España. Junto con otras obras de atención primaria a los miles de personas que vivían en gran pobreza, el esfuerzo de los numerosos voluntarios que ya se implicaban en Cáritas, se empleó en el reparto de la ASA. Los repartos de alimentos y ropa que se hicieron en esos años han continuado luego en muchas parroquias. Todavía se identifica a Cáritas exclusivamente con el reparto de alimentos y ropa. Es un imagen que, si bien al principio definía bien lo que Cáritas era, en la actualidad se hace necesario hacer ver a la Iglesia y a la sociedad que Cáritas ha evolucionado. La caridad permanece pero la forma de practicarla ha cambiado y debe adaptarse a los tiempos nuevos.

Los diez primeros años de Cáritas se dedicaron al reparto de la ASA, sin embargo, una vez terminada esta ayuda, Cáritas tuvo el reto de buscar sus caminos para los siguientes años. El Concilio Vaticano II había dado un giro de ciento ochenta grados a la Iglesia y Cáritas fue llamada a un compromiso más intenso en la transformación del mundo y sus mensajes a la sociedad, sus acciones y su estructura se fueron adaptando a una nueva manera de entender la práctica de la caridad.

Con los años setenta, años de profunda transformación política y social en España, nuevos proyectos de atención a los pobres nacieron en Cáritas: construcción de viviendas sociales en el patronato de la Sagrada Familia, la cooperativa textil “Virgen del Carmen”, cursos de capacitación profesional, etc. Con estas iniciativas, Cáritas inicia un reto vital, pasar del asistencialismo a la promoción de las personas, empezar a dar la caña y enseñar a pescar más que a dar el pescado. De forma paralela, en las Cáritas Parroquiales se acogen a las familias y se les atiende en las necesidades primarias, se apoya la alfabetización de los niños, se acompaña a los ancianos...

Los años setenta dejaron paso a los ochenta donde el problema del paro, que si bien había aparecido a finales de la década anterior, en los ochenta se convirtió en una verdadera lacra para nuestra Diócesis. En esos años, Cáritas dedicó muchos esfuerzos humanos y económicos en paliar este grave mal con el impulso y creación de cooperativas para personas en situación de desempleo y graves cargas familiares, reforzó la formación profesional, se aumentaron las ayudas y se organizaron campañas de sensibilización social para fomentar la solidaridad con los que menos tenían. Fueron también años de cambio de mentalidad, donde Cáritas tomó posicionamiento social frente a la injusticia y las desigualdades sociales, a través de la denuncia.

En los años noventa, la Institución se ha ido consolidando en su estructura y ha estado receptiva a la transformación social, a través de programas de atención a las nuevas pobrezas que han ido apareciendo en la sociedad (personas drogodependientes, enfermos de SIDA, personas sin hogar, inmigrantes, mujeres prostituidas...). La juvenalización y feminización de la pobreza, realidad que evidenció el Informe sobre las condiciones de vida de la población pobre en la provincia de Cádiz, que Cáritas Diocesana realizó en el año 1996, hizo que Cáritas, al estar siempre en permanente estado de análisis social, reorientara su acción hacia estos colectivos y hiciera una apuesta por la promoción humana y social de las mujeres y buscara nuevas oportunidades de formación y empleo para los jóvenes.

El Fondo Diocesano de Solidaridad, creado en 1992, nacía con la vocación de servir de comunicación cristiana de bienes en toda la Iglesia Diocesana. Desde su creación hasta el año 2005 más de 150 proyectos de promoción humana y social han recibido ayudas por más de 900.000 euros. Esto ha hecho posible que muchas personas y colectivos hayan podido salir adelante y mejores sus condiciones de vida.

En los comienzos del nuevo milenio, con toda la experiencia adquirida, Cáritas sigue re-novando su vocación de servir a los más pobres y excluidos de la sociedad, con los nuevos medios a su alcance y con criterios de calidad. Se han puesto en marcha nuevos ser-vicios orientados a atender a aquellos que quedan fuera de las redes de atención social, a aquellos que no cuentan, que casi no existen (personas sin hogar, desempleados de larga duración y baja cualificación laboral, inmigrantes...).

Especial mención tendríamos que hacer de la labor generosa que en materia de cooperación internacional tienen los gaditanos. Cuando se produce una catástrofe natural o una situación de emergencia la respuesta siempre han sabido responder con generosidad.

En la última campaña realizada por Cáritas en beneficio de las víctimas del maremoto que asoló el sudeste asiático en diciembre de 2004, los gaditanos colaboraron a través de Cáritas con más de 150.000 euros. Cifra sólo superada por la recaudación de la campaña a favor de los damnificados por el huracán Mitch en el año 1998 que ascendió a 220.000 euros.

Sin embargo, no todo han sido luces y logros en la historia de Cáritas, existen también sombras. Sería irreal plantear una visión, una trayectoria de cincuenta años en lo que todo ha estado bien, en los que no encontráramos algún error, algo por lo que pedir perdón. A veces en Cáritas asistimos a los necesitados, pero no les acompañamos a salir de su necesidad; dimos limosnas a los pobres, pero los hicimos dependientes; atendimos las con-secuencias de la pobreza, pero no denunciamos las causas que la provocaba.

En la actualidad, a los cincuenta años de su creación, Cáritas cuenta en la Diócesis con unos 1000 voluntarios, en su mayoría mujeres, y está presente en todas las localidades atendiendo necesidades primarias y desarrollando acciones de promoción por iniciativa propia o en colaboración con las Administraciones Locales y Autonómica. Por esta razón, en el año 2005 Cáritas Diocesana de Cádiz recibió la Medalla de Oro de la Provincia que la Diputación Provincial de Cádiz concede anualmente a personas e instituciones de nuestra provincia.

En estos cincuenta años, han jugado un papel fundamental el voluntariado que ha dedicado su tiempo y sus bienes a ayudar a los menos favorecidos. Sin su dedicación y generosidad, Cáritas no podría haber tendido su mano a tantos y tantos hombres y mujeres que necesitaban de una ayuda para seguir adelante. En la misma clave de agradecimiento hay que mencionar a los anónimos donantes y a los socios que han elegido a Cáritas para canalizar sus ayudas económicas permitiendo que se puedan desarrollar proyectos a favor de los colectivos más desfavorecidos.


Datos de Interés

  • Dirección: Hospital de Mujeres, 26. 11001 Cádiz
  • Teléfono: 956 21 48 85
  • Fax 956 22 29 27
  • E-mail:secregral.cdcadiz@caritas.es
  • Web

Referencias

Este artículo incorpora material procedente de la web Cáritas, protegida con derechos de autor, siendo autorizada su inclusión bajo licencia GFDL

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente3.56/5

3.6/5 (9 votos)