Iglesia de Santiago Apóstol (La Línea de la Concepción)

De Cadizpedia
Saltar a: navegación, buscar
Iglesia de Santiago Apóstol de La Línea de la Concepción.

Historia

Los comienzos de la Parroquia se ubica provisionalmente en el Grupo Escolar Santiago, que estaba en la calle Jardines donde se decía misa los domingo en el despacho del director montándose un altar para tal motivo. En las oficinas de la escuela se instaló el despacho parroquial y en este colegio fue donde por primera vez la imagen del Cristo de Medinaceli recibió culto.

El Templo dedicado a Santiago Apóstol fue bendecido e inaugurado por el obispo de la Diócesis D. Antonio Añoveros Ataún el día 30 de junio de 1963 en unos terrenos de la calle Jardines, junto al antiguo campo de fútbol San Bernardo.

Debido a la dejadez y por el transcurso del tiempo y la malas condiciones de habitabilidad (la humedad y las goteras que se producía en el invierno), también por ser una construcción muy grande y destartalada, aconsejaron al Obispo su demolición y la construcción de un nuevo templo, más acorde con la necesidades de los fieles.

El Obispado y el Ayuntamiento acordaron la construcción de un nuevo templo más moderno y funcional a cargo del erario municipal, a cambio de la cesión por parte de la Diócesis de los terrenos donde su ubicaba el antiguo templo.

En enero de 1997 la parroquia traslada su sede jurídica a la capilla de María Auxiliadora, del Colegio Salesiano. En el verano del 1997 se comenzó el derribo del viejo templo,. Durante el tiempo que duró la construcción del nuevo templo, todos los servicios religiosos y la asistencia espiritual de los fieles fueron atendida en la capilla que los padres salesianos cedieron y en cuyas dependencias también funcionó el despacho parroquial y se llevaron a efecto las inscripciones sacramentales (bautismales matrimoniales y defunciones).

Iglesia

Cabecera y altar mayor de la iglesia.

La primera piedra del nuevo templo fue colocada por el actual Obispo de la Diócesis el día 29 de octubre de 1998. El proyecto del conjunto parroquial ocupa una superficie de 1360 metros cuadrados, de los que el Templo ocupa 461 metros cuadrado. El resto está dedicado al centro parroquial y al resto de las dependencias. Los autores del proyecto son los arquitectos José Ignacio Fernández-Pujol Cabrera y José Herrera Bernal.

La disposición del templo responde a la nueva tenencia de la Iglesia Católica de disponer a los fieles en asamblea alrededor del altar, con objeto de que sea mas participativa en la liturgia. El sagrario se encuentra situado en su propia capilla, a la izquierda del altar. El retablo del altar, construido de piedra y de estilo moderno, está presidido por un enorme crucifijo de estilo vanguardista.

El nuevo templo fue consagrado, bendecido e inaugurado por el Obispo de la Diócesis Monseñor D. Antonio Ceballos Atienza, el día 5 de diciembre de 1999 en una solemne ceremonia religiosa, que comenzó el cortejo procesional a las cinco y media de la tarde en el Colegio Salesiano "San Juan Bosco", donde durante los tres años, desde que el templo fue declarado en ruinas, se hallaban custodiados todos los ornamentos sagrados, hasta el nuevo templo. El cortejo estaba formado por casi la totalidad de los sacerdotes del Arciprestazgo y antiguos párrocos párrocos, así como miles de fieles que formaban una extensa comitiva que ocupaban prácticamente la distancia que había entre el colegio salesiano y la nueva parroquia.

Interior del templo.

El nuevo templo, que estaba adornado para la ocasión, estaba lleno y en su interior se colocaron las imágenes del Santísimo Cristo del Medinaceli, María Santísima de la Trinidad, Nuestro Padre Jesús en su Sagrada Flagelación y María Santísima de la Estrella, Titulares de las dos Hermandades con residencia canónica. También en el templo se le rinde culto a la imagen de la Virgen de Fátima y otra imagen de San Nicolás.

Posteriormente fue incorporada al culto en un lugar de honor en el altar una imagen de tamaño natural de Santiago Apóstol, patrón y titular de la parroquia, obra de los imagineros sevillanos, Javier Morales Garcia y Manuel Alejandro Gonzalez Cruz -se da la curiosidad de que estos dos artistas, son componente y director musical respectivamente de la insigne banda de las Tres Caídas de Triana, siendo este Santiago su opera prima-, realizada en madera de cedro y policromada con óleos con una altura de 1,84 cm. También se incorporó una imagen de una antigua Dolorosa, propiedad del párroco don Francisco y que restauró para la ocasión Javier Morales, añadiéndole brazos articulados, y remodelándole levemente, mascarilla y cuello, procediendo también a una nueva policromía. También se incorporó una Virgen del Pilar de unas dimensiones similares a la que existe en el Pilar de Zaragoza.

Enlaces relacionados

Galería de imágenes

Localización

Principales editores del artículo

Hay 2 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente3.22/5

3.2/5 (9 votos)