Catedral de Jerez de la Frontera

De Cadizpedia
Saltar a: navegación, buscar
Fachada principal.JPG

Nombre del edificio

Catedral

Localización

Jerez de la Frontera

Cronología

s. XVIII

Arquitecto/s

Diego Antonio Díaz y Torcuato Cayón de la Vega

Propiedad

Catalogación

Bien de Interés Cultural


Historia

Vista de fachada. Catedral de Jerez.

La catedral de Jerez de la Frontera, antigua Colegiata de Nuestro Señor San Salvador se levanta sobre el solar de la antigua Mezquita Mayor de la ciudad, convertida en cristiana y dedicada a Nuestro Señor San Salvador desde los primeros tiempos de su reconquista a los musulmanes por el rey Alfonso X El Sabio, en el año 1264.

La vieja mezquita se ubicaba en la bajada desde el Alcázar hasta el Arroyo de Curtidores, una de las zonas más antiguas de la ciudad. La primitiva iglesia contaba de tres naves con torre y porche, cubierta por armadura de madera y tejado, con arcos interiores dentados, típicos del arte mudéjar; no siendo claro si en el siglo XIV se habría derribado ya la vieja mezquita y en su lugar se había levantado un templo mudéjar, o si esta era la propia mezquita ya muy transformada. Lo cierto es que el edificio se deteriora poco a poco y en 1679 se hunde la nave del Sagrario, obteniéndose orden de Carlos II de cesión de 24.000 ducados para las obras de un nuevo templo.

Se presentaron un total de cinco propuestas para las trazas de la nueva iglesia colegial, de las que el Cabildo no aprobó ninguna. El Cabildo Colegial acometió el 9 de mayo de 1695 animosamente la obra del nuevo templo, encargándole directamente el diseño al arquitecto local Diego Moreno Meléndez. [1].

Las obras no tuvieron continuidad en el tiempo puesto que se interrumpieron en numerosas ocasiones.

Debido a la prolongación temporal de su construcción en su arquitectura se pueden apreciar varios estilos arquitectónicos gótico, barroco y neoclásico.

Detalle de la portada principal.

Así, en el año 1700 moría el rey Carlos II, lo que trajo consigo la Guerra de Sucesión y la primera interrupción importante, hasta el año 1715 cuando el cardenal Manuel Arias y Porras, arzobispo de Sevilla se erige en mecenas, haciéndose cargo de las mismas con su propio capital.

Las obras las continúa entonces el sevillano Diego Antonio Díaz, arquitecto del Cabildo del arzobispado de esta ciudad, quien al no poder atenderlas delega en su hermano Ignacio Díaz, el cual permanece en ellas hasta 1748 De ellos dos es la bella fachada principal con portada barroca de rigurosas líneas enmarcadas por dos potentes cubos más dos portadas laterales de marcado molduraje, cuyo conjunto se termina en el año 1721.

Impulso fundamental para su terminación se da a partir de 1755 cuando se coloca al frente de las obras al arquitecto Torcuato Cayón de la Vega quien, mediante su entonces aparejador Miguel de Olivares pudo acabar el templo en sus aspectos fundamentales diez años después.

A Cayón se debe la culminación de la gran cúpula, de gusto barroco y rodeada de estatuas, y los reductos externos, el llamado Alto, ciñendo la iglesia en sus tres fachadas, y el reducto Bajo, como acceso desde la plaza del Arroyo, para lo cual el Cabildo años antes había comprado las casas frontales a la fachada principal para derribarlas y dar mejor visibilidad al templo.

Resulta interesante advertir, que tanto la nave principal como las laterales utilizan arbotantes para su sostenimiento, claramente perceptibles desde el exterior del edificio. Otro aspecto retardatario en el sistema constructivo es la utilización de bóvedas de crucería en las naves laterales.

Completa el edificio una alta y esbelta torre separada del templo, cuyo airoso perfil con fuste del siglo XV y cuerpo de campanas renacentista se remata con un pequeño casquete esférico.

Catedral

Plano de planta de la catedral de Jerez.

La catedral de Jerez es una construcción de enormes dimensiones en la cual se pueden diferenciar dos partes claramente distintas. La primera de ellas, y en la zona delantera, está el lugar de culto común para los fieles, la iglesia propiamente dicha, formada por un recinto de planta rectangular, casi cuadrada, donde se levantan sus cinco grandes naves, de acceso y uso general para todo tipo de actos religiosos.

La segunda parte es la zona reservada al clero, creada a continuación de la anterior y formada por múltiples recintos en el interior de una trama de planta irregular, donde las salas del fondo se organizan alrededor de un amplio patio ajardinado y descubierto al que se conoce como "Patio de Los Naranjos". En esta zona es donde hoy se muestran los objetos de valor de la catedral -el tesoro-, en salas como la Sacristía, la Antesacristía, la Sacristía Menor, la Sala de los Canónigos, la Sala del Tesoro o las Salas Nobles; espacios actualmente destinados a la exposición de importantes esculturas, pinturas, objetos de orfebrería o vestimentas litúrgicas.

Fachada principal.

La iglesia propiamente dicha es un gran templo de estilo barroco cuya imagen exterior queda marcada por algunos de sus elementos arquitectónicos más característicos, claramente visibles a cientos de metros de distancia; entre ellos, su gran cúpula sobre el crucero, la esbelta torre, el juego de arbotantes y sus complejas portadas barrocas. Su fachada principal deja ver claramente el escalonamiento de sus cinco naves, que van creciendo en altura desde las laterales externas hasta la central.

Nave central de la catedral de Jerez.

Al exterior cuenta con cinco grandes portadas, dos de ellas a los lados, en los extremos del crucero. De mayor complejidad decorativa son sus tres portadas de la fachada principal, situada a los pies del templo, realzadas visualmente por encontrarse en alto y a las que se llega a través del reducto bajo (complejo sistema de rampas y escaleras) construido para tal fín.

En el interior pueden verse sus cinco grandes naves, cubiertas por sencillas bóvedas de crucerías las laterales, y por complejas bóvedas decoradas en piedra tallada, la central y las del crucero, mezclando elementos propios del barroco y otros del neoclásico bajo un conjunto estructural propio del gótico.

Altar Mayor y Cristo de Juan de Arce.

Por su monumentalidad, destaca la gran portada sobre el altar Mayor, que sirve de ingreso a la Sacristía, obra realizada en piedra y jaspe rojo, diseñada por Miguel de Olivares y realizada por Jácome Baccaro que preside un Crucificado de Juan de Arce.

Del interior, repleto de obras de arte, destacan entre otros el valioso Cristo de la Viga, obra del siglo XV e imagen titular de la Hermandad de su mismo nombre, el cuadro del pintor extremeño Francisco de Zurbarán "La Virgen Niña", y la custodia procesional de plata, obra neobarroca labrada en el año 1951.

Como ya se ha indicado más arriba, posee esta Catedral en su interior un interesante museo repartido por sus numerosas salas posteriores, donde sobresalen obras pictóricas y algunas tallas de enorme valor; un facistol de madera de grandes dimensiones en la antesacristía, distintas vestimentas eclesiásticas expuestas en sus vitrinas, y numerosas piezas de orfebrería.

Catalogación

Bien de Interés Cultural la Catedral de Jerez está declarada como Monumento y así fue publicado en la Gaceta de Madrid en el año 1931.

Referencias

  1. Arquitectura. En: Catedral de Jerez, página oficial.

Galería de imágenes

Localización

Vista entorno. Catedral.
Vista detalle. Catedral.

Bibliografía

  • Enciclopedia Gráfica Gaditana. Vol.I. Patrocinado por la Caja de Ahorros de Cádiz. Año 1.984.
  • Diccionario Enciclopédico Ilustrado de la Provincia de Cádiz. Patrocinado or la Caja de Ahorros de Jerez. Año 1.985.
  • Tríptico explicativo ofrecido a la entrada de la visita a la catedral.

Principales editores del artículo

Hay 3 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente3.10/5

3.1/5 (10 votos)