Algodonales

De Cadizpedia
Saltar a: navegación, buscar
Comarca:
Sierra de Cádiz
Población:
5.706 habitantes.
Altitud:
370 metros.
Superficie Física:
135 kms2.
Gentilicio:
Algodonaleño/a


Descripción

Algodonales es una localidad de la provincia de Cádiz. En el año 2005 contaba con 5.630 habitantes. Su extensión superficial es de 135 km² y tiene una densidad de 41,7 hab/km². Sus coordenadas geográficas son 36º 53' N, 5º 24' O. Se encuentra situada a una altitud de 370 metros y a 118 kilómetros de la capital de provincia, Cádiz.

Algodonales se encuentra situada en el extremo nororiental de la provincia de Cádiz. Se emplaza en la sierra de Cádiz, concretamente en la llamada Sierra de Lijar, entre los ríos Guadalete y Guadalporcún y es la entrada norte del Parque Natural de Grazalema. Por su ubicación, gravita en torno a tres núcleos de población a donde sus habitantes acuden para recibir los servicios de los que carecen: Jerez, Sevilla y Ronda

Las poblaciones más cercanas son Zahara de la Sierra y Olvera.

Actualmente, la economía de la localidad se basa en la agricultura (cereales, viñedo...), así como ganadería y turismo rural y de aventura, como el vuelo libre.


En La Muela se encuentra una de las mayores colonias de España de buitres leonados.

Geografía

Situado en una zona agreste de la serranía de Ronda y zona de bosque mediterráneo, forma parte de los pueblos blancos.

Rodeada por un conjunto de sierras, constituye el tránsito entre las campiñas occidentales de la depresión bética y el conjunto de sierras que configuran el sistema subbétco. Al noroeste donde se unen los términos de Algodonales, Puerto Serrano, El Coronil y Villamartín, a través de la cuenca del Guadalete se penetra en el amplio valle del Guadalquivir. Desde este punto se van sucediendo una serie de pequeñas sierras, que culminan en nuestro término en la sierra de Líjar, y nos introducen tanto por el este como por el sur en el mundo subbético.


Relieve

El relieve, igual que ocurre en toda la Sierra, es el factor natural más característico. Numerosos aspectos y no sólo geográficos, tales como suelos, clima, habitat, tipos de cultivo, etc., como tendremos ocasión de ir viendo, aparecen fuertemente influenciados por la morfología. La cota más alta es la cima de Lijar con 1051m. Otras altitudes destacables aunque inferiores a ésta se alcanzan en Sierra de la Nava, 610 m., Cerro del Cincho, 529 m., y Cerro Corrales, 558 m., las restantes cimas no llegan a los 500m.

Rutas de senderismo

artículo principal: senderos de Algodonales
  • Sendero La Muela-Los Nacimientos

El sendero transcurre por encima de los 800 metros de altitud en la mayoría de su recorrido. Destaca de su trazado las impresionantes vistas que se pueden disfrutar a lo largo del mismo. A pocos metros de entrar en el sendero nos encontramos con la primera sorpresa: "cruzamos" literalmente un gran canchal.

  • Sendero Los Nacimientos-Algodonales

La ruta tiene como objetivo la travesía de la sierra de Líjar, de noreste a sur-suroeste. Esta Sierra posee elevaciones superiores a los 1.000 mts. concretamente tenemos el tajo de la Paloma de 1.027mts. y su cumbre, el pico de Lijar con 1.051mts. A su interés geológico se suman el atractivo paisajista y riqueza medioambiental de algunos de sus rincones.


Clima

Manantial
Precipitaciones.JPG

Algodonales disfruta de un clima mediterráneo, con inviernos suaves y veranos calurosos, en los que hay días que se alcanzan los 40º C. La temperatura media anual es de 18º C. La privilegiada orientación y la altura media de sus relieves hace que las precipitaciones sean semejantes e incluso superiores a puntos de la España húmeda. Situada en los 36 grados 35' de latitud Norte y a los 5º 24' 53 de longitud oeste, queda inmersa en la zona de choque de las altas presiones subtropicales y la bajas presiones subpolares, quedando abierta por su configuración orográfica a la penetración de estos vientos húmedos y templados, que son frenados por la orientación del relieve de norte a sur. Esto obliga a los frentes a desprenderse de parte de sus aguas de lluvia para elevarse y superar el obstáculo.

Las Precipitaciones

Las precipitaciones, como acabamos de ver, se deben a la penetración de masas húmedas por el golfo de Cádiz, procedentes del frente que entre bajas y altas presiones se genera en el Atlántico y se desplaza en dirección W. Por el fenómeno ya descrito de la necesidad de elevarse para superar la muralla del relieve y la pérdida de parte del agua de lluvia de estas masas por ello, se explica que las precipitaciones aumenten progresivamente desde el reborde de la Sierra, El Bosque, 750,4 mm., la Muela, 817,1 mm.; Algodonales, 980,2 mm.; hasta los 2500 mm. de Grazalema.

Los datos existentes sobre precipitaciones en Algodonales los tenemos a través de la estación de la Muela y son los siguientes:

P.ANUAL (MM) = 815,1
Diciembre Enero Febrero Marzo Abril Mayo Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre
137,6 84,8 111,7 163,1 54,2 55,2 8,2 0,3 6,7 8,1 82,3 102,9


Las precipitaciones de esta zona se caracterizan por ser torrenciales lo que implica, dada la escasa o nula retención del agua por el tapiz vegetal y la orografía del terreno, un grave riesgo de riadas, por lo que hay vegas que aparecen despobladas aunque sean zonas agrícolamente utilizables.

La estación húmeda corresponde al invierno coincidiendo con el descenso en latitud del anticiclón de las Azores presionado por las masas húmedas de origen polar. La estación seca es el verano al invertirse la situación de las masas de aire, siendo los meses más secos julio y agosto.

Estas precipitaciones son muy irregulares entre un año y otro, existiendo acusadas diferencias entre años de sequía y húmedos, pudiéndose registrar ciclos de años de sequía que provocan graves daños a la agricultura. Los daños aumentan si se produce tras este ciclo de sequía unas lluvias torrenciales que arrastran los materiales fértiles de la superficie y arrasan los cultivos.

Las precipitaciones sólidas (nieve) son raras, como la de 1954 en que la localidad quedó cubierta de nieve, salvo en las zonas más altas de las sierras y en años especialmente fríos. Las heladas son frecuentes entre noviembre y febrero aunque no son muy fuertes.


Naturaleza.JPG
Paisajes de arboles.JPG


Vegetación

En el término de Algodonales destacan las encinas, los alcornoques, algarrobos, lentiscos, jaras, espinos, aulagas y palmitos. Las especies dominantes nos muestran cómo nos encontramos inmersos en el mundo mediterráneo, pero al mismo tiempo la presencia de otras especies, como el quejigo, nos matizan esta afirmación y nos hablan del mundo serrano (nuevamente, como en el clima, volvemos a comprobar cómo Algodonales pertenece al mundo mediterráneo pero con la peculiaridad que le confiere su altitud y su ámbito serrano).

Algodonales tiene una superficie de 7368 Has. de uso forestal, lo que representa más del 50% de la superficie del término. Entre las especies vegetales que dominan tan vasto e importarte espacio para nuestro municipio sobresalen: dentro de las coníferas predominan la sabina, el enebro y especialmente el pino carrasco. Este último es fruto de la labor repobladora del ICONA y la explicación de su implantación se debe a la flexibilidad de exigencias que presenta esta especie que se adapta fácilmente a cualquier terreno.

Comunicaciones

Entrada a la localidad

Principales accesos a Algodonales:

Carretera Tren Avión
Distancia en km:
  • Jerez de la Frontera (N-342): 80 km
  • Cádiz: 112 km
  • Sevilla: 91 km
Principales estaciones
  • Estación de Jerez de la Frontera
  • Estación de Cádiz
  • Estación de Sevilla (AVE)
  • Estación de Málaga
Aeropuertos cercanos
  • Aeropuerto de Jerez de la Frontera
  • Aeropuerto de Sevilla
  • Aeropuerto de Málaga


Demografía

Ver datos estadísticos de la población de Algodonales


Economía

Ver datos estadísticos de la economía de Algodonales

Cultivos.JPG
Escuela de parapente


En la actualidad, el principal motor económico de Algodonales es la agricultura, aunque también se debe mencionar la ganadería, la industria alimentaria, las canteras de caliza así como el turismo tanto rural como de aventura.

Sus principales actividades productivas son el cultivo de cereales, viñedos, olivares, frutales y hortalizas. En cuanto a la ganadería, destacan la cría de ganado lanar, ovinos y porcinos.

Son renombrados sus artesanos fabricantes de guitarras.


En cuanto al turismo, Algodonales es un destino muy conocido para los practicantes del vuelo libre (parapente y ala delta)

En el apartado de artesanía, cabe mencionar sus afamados artesanos de fabricantes de guitarras.

Parte de la población se suele desplazar a la Costa del Sol para trabajar en la construcción.

Historia

Ver artículo sobre la Historia de Algodonales

Los primeros recuerdos de Algodonales datan del Neolitico, como se manifiesta a través de los yacimientos de la cueva Chamusquina, Castillejo y Cueva Santa.

Abundan por otra parte vestigios iberos y romanos en lo que fue una ciudad de cierta importancia en la época de colonización latina. Un punto capital en cuanto a hallazgos de todo tipo es el Cerro de la Botinera, en el que además de infinidad de útiles, cerámicas, esculturas y monedas, se halló un enterramiento romano. Otros cerros comparten las glorias del pasado, Camarena y Tesorillo, y algunos cortijos como el del Alamillo y el de las Columnas.

Tras la etapa de poder visigodo ocupan las tierras andaluzas los árabes de Tarik, Bajo el dominio árabe, esta población fue dependiente de su vecina Zahara,

El origen de la población, sin embargo, se puede vincular a la política de repoblación de las tierras reconquistadas a principios del siglo XVI. El reparto de la tierra que proclama hacia 1.520 la familia ducal de Arcos, los Ponce de León, marca el origen de la colonización de Algodonales, que en 1566 pasa a ser aldea y obtiene una bula del papa para construir una iglesia consagrada a Santa Ana. Gracias a su resistencia contra las tropas napoleónicas se le da independencia del municipio de Zahara en 1817. Recibe entonces el título de ciudad y extensos territorios, que incluyen la Sierra de Lijar.

Documentos para su historia

ALGODONALES: Villa con ayuntamiento de la provincia de Cádiz (20 leguas), partido judicial de Olvera (3), administración de rentas de Jerez (12), audiencia territorial, capitanía general y diócesis de Sevilla (13).

SITUACIÓN Y CLIMA. Hállese en una llanura a la falda de la elevada y famosa sierra de Lijar que la liberta del sol en la estación del estío desde las 4 y ½ de la tarde: la combaten los vientos del S., SO., O. y algunas veces el de levante: el clima es muy templado, benigno y saludable, y la población está resguardada de los aires del N. por la indicada sierra, vestida toda de arbustos, encinas y pastos, en la cual nacen 12 fuentes perennes de agua dulce, llamadas la Higuera, Algarrobo, Alta, Higuereta, Cabera, Muela, Víboras y otras muchas pequeñas: las 5 primeras dan impulso a varios molinos harineros, y surten al vecindario, por hallarse algunas dentro de la villa. Únese a la sierra de Lijar una loma también de bastante altura, cubierta de viñedos y olivos, y ambas forman un gracioso valle de figura cuadrilonga, con un poco de declive hacía la loma de tierra llamada Dehesa Vieja: el suelo es tan pintoresco que la más acabada descripción no sería bastante a esplicar el conjunto de bellezas que ofrece la naturaleza en aquel sitio.

INTERIOR DE LA POBLACIÓN Y SUS AFUERAS. Tiene 1.020 casas entre ellas la consistorial en regular estado, cárcel estrecha e insegura, escuela de instrucción primaria para niños (114) dotada con 2.200 rs. anuales de los fondos de propios, otra de niñas (40) con 1.000 rs., suntuosa iglesia parroquia de 2º ascenso dedicada a Santa Ana; una ermita (Nuestra Señora de la Concepción) dentro del pueblo, edificada a espensas de los fieles; y otra situada a la entrada del SO. bajo la advocación de Jesús Nazareno: en las 3 iglesias se celebran los oficios divinos, y tienen para su servicio, un cura, un teniente, 6 presbíteros, un sacristán nombrado por este, un crucero y 2 acólitos. Estramuros hay un convento llamado del Juncal, fundado en 1601; perteneció a la orden de Carmelitas calzados, y en el día no tiene destino. Las casas y demás edificios citados distribuidos en calles interpoladas con huertas productivas de ricas y abundantísimas frutas de toda clase, regadas con grandes acequias de saludables aguas, que hacen necesarias en algunas calles alcantarillas al frente de cada casa para su entrada. A pesar de la magnitud de dichas acequias para el movimiento de los molinos, riego de tanto terreno y otros consumos, sobre una tercera parte de agua que no tiene destino alguno, tocándose la ventaja de que esta humedad no produce enfermedades de ninguna clase, pues las que se esperimenta son comunes en cualquiera país. Es digno de notarse sobre este particular, que aunque las epidemias que en el presente siglo han hecho muchas víctimas en todos los pueblos vecinos, en Algodonales no se ha presentado un solo caso, siendo casi su frecuente comunicación con aquellos le esponia a sufrir a la vez los terribles estragos de la enfermedad epidémica.

TERMINO. Confina por NE. con Olvera; E. con el Gastor; S. con Zahara, y NO. con Villamartin, Puerto-Serrano y Morón (éste último de la provincia de Sevilla): en el se encuentra la aldea de la Muela con 70 vecinos, correspondiente a esta villa, en lo civil y en lo eclesiástico a la de Zahara; la venta de las Eras Viejas, y otros caseríos poco notables: comprende 22.214 ¾ fanegas de tierra regularmente fértil, de las cuales 432 que son de riego, están plantadas de diferentes árboles frutales, 1.500 de olivar, 150 de viñedo, 4.000 de labor, 12.132 ¾ de pastos y monte y 4.000 de sierra inútil. Cruza el término el río Guadalete, formando un semicírculo hacía la población a distancia de menos de ¼ de legua; sus márgenes, cubiertas de huertas de regadío contrastan graciosamente con los olivares de la parte de la villa, y con los montes altos y bajos del lado opuesto, y sus aguas son de grande utilidad para los ganados. Se unen a este río después de juntarse con un grande arroyo llamado el Batan, las aguas sobrantes de las acequias de la villa, y otros dos arroyos de menor cuantía: de modo que estas corrientes, alternando con las alturas, y con las hondonadas que el terreno ofrece, forman una perspectiva agradable y magestuosa. Esta abundancia de aguas hace que las haya también ferruginosas, a propósito para la curación de ciertas enfermedades; y aun se encuentran dos manantiales sulfúricos, que si se cuidaran, podrían formarse en ellos baños capaces de contener muchas personas: el uno está situado en la dehesa de Serrillar y el otro en la de la Nava, ambas de propiedad de la casa de Arcos. Analizadas éstas aguas por algunos facultativos curiosos, todos han sido de dictamen que sus propiedades físicas las hacen en general de tan buenos resultados en su aplicación como las de Ardales (Véase), y aun superiores para ciertas enfermedades. Es pues, por todos títulos muy ventajosa la situación de esta villa, que ocupa el punto divisorio de la sierra y la campiña, y el centro de muchas poblaciones y en ella, por la bondad de su clima, por las muchas aguas, por la facilidad de adquirir primeras materias y de esportarlas, después de darles nueva forma, podían establecerse fabricas con éxito casi seguro, si fuesen capitales de fuera aprovecharse de estas ventajas con que brinda la naturaleza, y que no pueden utilizar los moradores, pobres labriegos, sin fondos para esta clase de especulaciones. Las labores del campo se hacen con cuatro yuntas de ganado mular y 200 de vacuno.

CAMINOS.- CORREOS. Tanto el camino que de Málaga, por Ronda y esta villa, dirige a Sevilla y Cádiz, como los demás que facilitan la comunicación con los pueblos inmediatos, se hallan en malísimo estado.

La CORRESPONDENCIA se recibe de la caja de Ronda, por balijero, los martes y viernes, y se despacha los lunes y jueves de cada semana.

PRODUCCIONES. Trigo y toda clase de semillas; aceite, vino, muchas frutas, verduras y legumbres; ganado de todas clases, en especial vacuno, cabrío y lanar; caza de conejos y perdices, abundante pesca. La cosecha de aceite, tan estimado en los mercados de los puertos y que por lo regular se paga una peseta más en arroba , por esceder en buena calidad a todo lo que se coge en España, podría aumentarse considerablemente, si la dehesa de Madrigueras, propia de la casa de Arcos, se cediese por esta a censo enfitéutico a los vecinos, por réditos, aunque fuesen mayores que la renta que hoy satisfacen. Situada esta dehesa muy próxima a la población, y conteniendo más de 3.000 fanegas a la cuerda, la más a propósito para olivos y viñedo, rinde ahora escasos productos, que se multiplicarían estraordinariamente si los moradores de Algodonales viesen satisfechos sus deseos en la parte que hemos indicado.

INDUSTRIA Y COMERCIO. La agricultura es la principal ocupación: hay sin embargo 9 molinos harineros, 7 de ellos con 8 paradas, impulsados con el agua de las fuentes; ocho de aceite; cuatro fábricas de jabón blando; algunos telares de lino, y mucha fabricación de esparto: el comercio está reducido a la grande estracción de frutas y aceite, e importación de géneros para vestir.

POBLACIÓN, RIQUEZA Y CONTRIBUCIONES: 903 vecinos, 3.338 habitantes: CAPITAL PRODUCTOS: 5.524,840 rs. :IMPONIBLE: 281,067 rs. 20 mrs. : Contribución: 90.452 rs. 3 mrs.

EL PRESUPUESTO MUNICIPAL asciende a 40.000 rs., y se cubre con la producción del fondo común. HISTORIA. Fue edificada esta población a fines del siglo XVI, siendo pueblo de la villa de Zahara. En 1º de mayo de 1810, se vió atacada por una división francesa al mando del general Maranci, compuesta de 7.000 hombres, en la cual se hallaban los regimientos números 3, 13 y 43. Los habitantes se opusieron a su entrada, y sin contar mas que con sus propias fuerzas y heroísmo, hicieron una tenaz resistencia hasta la mañana del día 2. Había sufrido ya la división del general francés 1.500 bajas, sin haber podido conseguir posesionarse de ningún punto de defensa: animado este general de sentimientos de humanidad, y respetando tanto valor, intento evitar el recurso del incendio, proponiendo una capitulación honrosa: ya se hallaba casi generalmente firmada en las distintas manzanas de casas que se habían fortificado, cuando recibió un tiro mortal uno de los gefes más apreciados de sus tropas, y al instante el fuego, el degüello y el saco se derramaron por todas partes. En premio del valor y civismo que probó el pueblo en esta época, y reconocimiento a su desgracia, le fue hecha merced, en 1817, del título de villazgo, y término de 23.000 fanegas de término, a la cuerda, inclusa la sierra de Lijar y jurisdicción sobre el mismo término; y en el sitio llamado Reyerta donde se ejerce mancomunadamente por las villas de Grazalema, Villaluenga, Benaocaz, Ubrique, Zahara antigua matriz de Algodonales y la nueva del Gastor cuyas siete villas disfrutan igualmente en unión sus pastos.
Pascual Madoz, Algonales en el Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar


Tambien oi contar en la misma sazon a un hidalgo anciano de aquella villa (Zahara), un coloquio, que avia passado entre una muger de cien años, y uno de los señores Duques de Arcos, que siendo moço avia ydo a holgarse, y entretenerse al sitio de los Algodonales; y diziendole, que en el mismo sitio, aun vivia una vieja, que avia conocido, y visto al Marques de Cadiz, aun antes que se ganara Ronda, donde toda via estavan los Moros: el Duque con la curiosidad de ver muger tan anciana, y que le podia dar nuevas de conocimiento de tan valeroso Cavallero, y su ascendiente, fue a las casas, donde estava, porque ella estava ya ciega, y apenas podia andar: y aviendo llegado a la parte donde estava, le dixeron, que alli estava el señor Duque de Arcos su señor, y el Duque la saludo lo qual respondio la buena vieja: Seais bien venido señor Duque, y reprehendiendola los circunstantes, que no hablasse de aquella manera, el Duque los reprehendio a ellos, diziendo, que mas estimava aquel vos de aquella vieja, que la excelencia, que todos le llamavan. Preguntole, si avia conocido al Marques de Cadiz don Rodrigo Ponce de Leon, y dixo que si, y le avia visto muchas vezes: y diziendole, que dixesse lo que del se le acordava, dixo, que aviendo Moros en la ciudad de Ronda, y siendo ella çagaleja, vino a aquel sitio con cinquenta Cavalleros, todos sus lanças y adargas, como si vivieran a pelear; y que el dia que alli llegaron era Domingo: y despues de everles dicho Missa su Capellan, que consigo traia, preguntó, que si avia algo que comer; alo qual, los que alli se hallavan, que moravan el sitio, dixeron, que no avia cosa ninguna para su Señoria: repreguntoles el Marques, si avia por alli cerca algun ganado del termino de Ronda, y diziendole, que alli cerca andava ganado de los Moros, el Marques y los suyos subieron a cavallo, y de a poco bolvieron con un toro que avian muerto; el qual despues de desollado, y hecho pieças, lo mando asar, y del comieron todos: y aviendo sesteado todos sobre sus adargas debaxo de los arboles, que alli avia, a la tarde se avian buelto a yr. Fuele de mucho gusto al Duque la relación, y el modo con que la buena vieja la hizo; porque diziendo, que el Marques, u los suyos avian comido aquella carne de toro assada, añadia ella: No como vos ahora señor Duque, que comeis buenas gallinas; y diziendo, que avian sesteado sobre las adargas, dezia: No como ahora señor Duque, que vos dormis entre sabanas de Olanda. Lo qual no solo llevava mal el Duque, mas antes admirava la excelente virtud de su bisabuelo, y de aquellos Cavalleros, que le acompañavan.

Rodrigo Caro, año 1634


Siguiendo con el plan trazado que nos propusimos al realizar estas excursiones, hechas sin el ánimo de descubrir la provincia, sino con la idea de dar a conocer la importancia de sus pueblos, sus necesidades y todo lo que en su favor podía realizarse, fue nuestra idea la de visitar a Algodonales. En el molestísimo coche correo, salimos de Villamartin a las cuatro de la madrugada, para llegar a Algodonales a las nueve de la mañana. Es decir, cinco horas nada menos de torturas y vaivenes para recorrer 23 kilómetros. ¡No es poco! Al contemplar esta lindísima villa, dimos por bien empleadas las horas y las molestias del viaje. Este pueblo resulta pintoresco y alegre; aparece rodeado de frondosas huertas, que deben ser una preciosidad en la primavera, cuando sus numerosos frutales ostentan en toda su pujanza el verdor de sus hojas. Como en todo el interior de la provincia, por la falta de vías de comunicación, todo el importante comercio de Algodonales se hace con Sevilla, no [...], con copiosísimas fuentes de excelentes aguas dentro de la población. También se ha construido un lavadero público, que presta grandes servicios y es de utilidad suma para el vecindario. En la plaza principal del pueblo hay un bonito paseo perfectamente cuidado con asientos de hierro. Goza el pueblo de un buen alumbrado eléctrico y cuenta con importantes círculos de recreo, La Peña y El Liberal, con elegante exorno en sus salones que se ven por las noches, especialmente, muy concurridos. En el Circulo Liberal hay un gran salón de actos, pintado con mucho gusto y con grandes divanes. En el estrado se encuentran los retratos de los Sres. Moret, Toro, Colunga y otros personajes del partido. El jefe liberal de Algodonales, nuestro querido amigo Don Manuel Domínguez, que es popularísimo en el pueblo donde todos le quieren y le respetan, estuvo deferentísimo con nosotros, obsequiándonos con la mayor esplendidez y acompañándonos en la rápida visita que hicimos a la villa. Estuvimos en la iglesia parroquial bajo la advocación de Santa Ana, de excelente arquitectura y que fue construida por los duques de Osuna, en los días de esplendor y gloria de la afamada casa nobiliaria. Cuenta también Algodonales con dos pequeñas iglesias o ermitas. El Ayuntamiento tiene bien atendido el importante ramo de Beneficencia, pues costea dos médicos titulares, además como facultativo particular está en el pueblo don Santiago Dantoni, vicepresidente del comité liberal, persona de gran prestigio e influencia. Tiene Algodonales también, dos bien surtidas farmacias. Su comercio e industria están a gran altura y podría cuadruplicarse si los medios de comunicación fueran más rápidos. Para Sevilla y Campo de Gibraltar exporta anualmente, como término medio, unas cien mil arrobas de aceite. Hay una gran fábrica de harina, montada con arreglo a los mas modernos sistemas, habiendo además varios molinos harineros, dentro y fuera de la población. En esta hay dos grandes molinos aceiteros, movidos a vapor y ocho más de más antiguos procedimientos. De otro género de fábricas hay una de gaseosas y agua de Seltz y una muy bien montada por cierto, para la extracción del aceite de orujo. La aldea de la Muela, aldea anexa a Algodonales, situada en la falda opuesta de la Sierra de Lijar, es preciosa, ofreciendo el más pintoresco panorama. Encuéntrase muy bien representada la instrucción primaria; pues hay dos escuelas públicas de niños y otra de niñas, así como un colegio particular. Uno de los productos que mas fama dan a Algodonales y es objeto de alguna exportación, lo constituyen las frutas, que gozan de verdadero renombre; pero la dificultad de las comunicaciones hace que esto venga decayendo día por día, siendo imposible casi resistir la competencia que hacen las frutas de Aragón y Valencia, que las llevan a Sevilla por ferrocarril, con gran baratura de los precios, habiendo mermado de manera extraordinaria el negocio. Antes, a fines del siglo XVIII era Algodonales dependiente de la villa de Zahara, pero muy pronto, por su situación topográfica, por la real importancia que iba adquiriendo el pueblo, aumentando su importancia y su riqueza adquirió la personalidad propia que (...) ostenta. “........mamente curioso y poco con.....origen del escudo de armas que Algodonales ostenta. Cuando la guerra de la Independencia, resistió heroicamente la invasión francesa. Un ilustre patriota llamado Romero que vivía con dos hijas suyas, hizo desde su casa una defensa desesperada, ayudándole las jóvenes a cargar los fusiles, con los que hacía incesante fuego contra el invasor. Estrechando hasta el último instante y viendo que el enemigo continuaba avanzando y que toda resistencia era inútil, émulo de los héroes de Sagunto y de Numancia, incendió su casa pereciendo en las llamas con sus dos hijas. Como recuerdo a tan memorable hazaña, se otorgó a la villa el escudo que hoy ostenta y que consiste en una casa ardiendo, a la cual rodean las letras P.L.I.N., que significan: "Por la Independencia nacional". Con verdadero sentimiento abandoné Algodonales donde cuento con tantos amigos y desde estas columnas reiteramos nuestra gratitud al digno jefe liberal de aquella villa D. Manuel Domínguez

Excursiones por la provincia. Año 1909


Escudo

Escudo de Algodonales svg.png

De los hechos heroicos acontecidos en 1.810 a Algodonales se le concede la segregación o separación de la Villa de Zahara de la Sierra, municipio matriz al que pertenecia Algodonales. EL ESCUDO: De plata, tiene una casa ardiente en llamas de oro y gules; bordura de gules con la inscripción «Por la Independencia Nacional» ; y al timbre, corona real borbónica. Se refiere al incendio provocado por el general francés Marausin el 1º de mayo de 1810, desesperado por la tenaz resistencia opuesta por los vecinos de esta villa. Y la corona, por haberse erigido en municipio realengo bajo la dinastía de los Borbones. Este escudo, adoptado en el siglo XIX, ha sido rehabilitado por Decreto acordado en Consejo de Ministros de 27 de julio de 1964.

Esta simple palabra P . L . I . N . Que significa "Por La Independencia Nacional" , tiene su propia historia al estilo de NODO en Sevilla, y es justo difundirla en honor y en memoria de todos los habitantes de un pueblo perdido en la Sierra de Cádiz que le plantó cara y dura batalla de forma heroica al mismísimo ejercito francés del General Napoleón Bonaparte en mayo de 1.810. Algodonales perdió, pero en el fondo "ganó" y que las generaciones futuras no olviden que sus antepasados dieron la vida por la Libertad.

Lugareños ilustres

Cultura

Puntos de interés

Las calles de este pintoresco lugar están distribuidas siguiendo los senderos marcados por las bajadas de las aguas fluviales. Sus calles fuentes, belleza virgen y las buenas comunicaciones ofrecen un panorama digno de visitar.

Iglesia santa ana.JPG

Fundada el 6 de Noviembre de 1784, la Iglesia Parroquial de Santa Ana preside el centro de la Villa de Algodonales.

Construida sobre el solar de la primitiva parroquia, su planta es de salón, con tres naves longitudinales, crucero y testero plano, fue obra del arquitecto José Alvarez. La portada principal y la lateral son obra del excepcional arquitecto Antonio Matías de Figueroa. El maestro alarife José Durán fue el encargado de la construcción.

El campanario se arruinó en 1790, como consecuencia de los efectos del terremoto de Lisboa, siendo reconstruido entre 1790 y 1798 por José Echamoro.

Todos estos artistas contribuyeron a crear uno de los más bellos ejemplos de la arquitectura religiosa de la sierra promovida por la Diócesis de Sevilla. Sin duda alguna, su fachada principal es uno de los diseños más significativos de su autor: concebida como un gran arco toral, flanqueado por pilastras almohadilladas de orden gigante, sobre las que descansa un sobrio frontón triangular rematado por una balaustrada y tres pináculos apiramidados sobre basamentos. En el tímpano se encuentran el reloj y un balconcillo.

Bajo el gran arco de medio punto se desarrolla el conjunto de la portada, diseñada en dos cuerpos: el bajo, con rico arco mixtilíneo, ribeteado por baquetones y molduras. A ambos lados se sitúan dos esbeltas columnas sobre zócalo, con fustes decorados con fajas y estrías, y capiteles toscanos: sobre los mismos descansa un dinámico entablamento, con friso dórico, adornado de triglifos y metopas.

Sobre él se ha colocado el segundo cuerpo de la portada, con pilastras sobre ménsulas, entablamento y frontón roto para dar cabida al remate coronado por un frontón triangular y pináculo. Este segundo cuerpo cobija una hornacina avenerada con el grupo escultórico de Santa Ana y la Virgen niña.

Tras el pináculo que remata este segundo cuerpo de la portada, aparece un vano polilobulado. También la portada lateral ofrece una bella composición, aunque más sencilla: arco de medio punto entre columnas y frontón triangular. Toda ella está flanqueada por pilastras pareadas. Los muros exteriores del templo están realizados con sillería.

Del conjunto arquitectónico destaca su espléndida torre, de considerable altura, compuesta por una caña cuadrada, decorada en su cara principal por aristas redondeadas y vanos enmarcados con rica decoración de perfil mixtilíneo, y en las caras laterales y posterior por pilastras con motivos geométricos. La parte superior la forman los cuerpos de campanas: el inferior cúbico, con vanos de medio punto entre pilastras pareadas decoradas con motivos policromos, el superior, ochavado, con vanos de medio punto y chaflanes. El chapitel que lo remata tiene dos tramos, el primero bulboso y el segundo apiramidado, ambos con las aristas reforzadas por baquetones.

El yacimiento se encuentra situado en un pequeño cerro cercano a la vertiente oriental de la Sierra de Lijar, en el lugar denominado "Cerro de la Botinera", situado a unos 4 km de Algodonales.

Este cerro tiene una altura de 533 metros sobre el nivel del mar y reúne unas condiciones formidables con vista a la defensa del asentamiento, ya que presenta laderas muy escarpadas, defendidas por una muralla en todo su perímetro.

También tiene gran importancia el papel de las comunicaciones visuales, ya que se divisan los principales asentamientos del territorio, como son Pruna, Olvera, El Gastor y Zahara e incluso el yacimiento de Acinipo (Ronda la Vieja).

Este importante yacimiento arqueológico pertenece a un asentamiento de época íbero-romana (siglo II a. De C-II d. C. ) datable al menos en estas fechas por los materiales arqueológicos, fundamentalmente fragmentos de cerámica ibérica y romana, así como por los restos de estructuras diseminadas en sus laderas y cumbre.

Las investigaciones realizadas señalan que se trata de un "oppidum", poblado fortificado, que conserva parte del trazado de la muralla. Se pueden apreciar diferentes restos de muros pertenecientes a construcciones, sobre todo de época romana altoimperial (bóvedas de hormigón caídas, construcciones de piedra y ladrillo, cisternas...) Esto ha hecho pensar que quizá fuera allí donde estaría ubicada la ciudad llamada Saepo que Plinio cita en las fuentes y de la que hasta ahora no se conocía su emplazamiento exacto.

A unos dos km al norte, en el término de Olvera (en la finca Vistalegre, cortijo de Lijar) se recuperó un cipo reutilizado en una villa bajoimperial con una inscripción que hace referencia a la ciudad ibero-romana de SAEPO:

"En honor del Emperador César Nerva Trajano, hijo del divino Nerva, Óptimo, Augusto, Germáncico, Dácico, Pártico, Pontífice Máximo, en su decimoctava potestad tribunicia, aclamado Emperador por décima vez, cónsul en seis ocasiones, y Padre de la Patria, la República de los Saeponenses erigió una estatua por decreto de los Decuriones".

Al Bronce Final parecen adscribirse cerámicas a mano bruñidas (bordes y fondos) pertenecientes a ollas o cuencos aparecidas durante las excavaciones. La presencia ibérica está documentada en la cerámica pintada (bandas concéntricas rojas y negras) bordes de ánforas ibéricas pero sobre todo en el sistema de oppidum (plaza fuerte fortificada) desde el que se realizaría el control del territorio.

En toda la ladera del cerro se pueden contemplar, igualmente, grandes cantidades de materiales constructivos claramente romanos (ladrillos, tégulas, etc...) así como restos de escorias de fundición de hierro. Su economía se basaría en la explotación agrícola-ganadera y forestal.

Los molinos de mano para molturar el trigo son también indicio de una explotación del terreno, apareciendo en las cercanías un pie de una presa de aceite, que reflejan el predominio del cereal en los cultivos y el carácter complementario del olivo.

Estas actividades se han seguido manteniendo hasta mediados del siglo XX encontrándose al pie del Cerro de la Botinera una era de piedra circular con un vistoso trazado en la que se han reutilizado ladrillos romanos y algún sillar.

Se ha realizado un sondeo en una zona de hábitat apareciendo numerosos restos de cerámica, material de construcción y pesas de telar, siendo posible contemplar la planta de una vivienda romana.

Las dos construcciones principales cuyos restos emergen son cisternas de agua de época romana, que almacenarían agua de lluvia. Se conservan restos de muros de opus incertum y opus signinum, que formarían parte de la cubierta abovedada y una casa de principios del siglo XX reutilizó el muro de una de ellas, estructura que podemos observar frente a la Era.

Desde la zona denominada "La Era" podemos apreciar el trazado de la muralla ciclópea o estructura defensiva que rodea la zona alta del Cerro, por medio de líneas de grandes piedras asentadas en seco y en hiladas irregulares, que defendía el poblado ibérico en época de conflictos bélicos.

Situada en las afueras, está dedicada a la advocación de la Virgen de los Dolores. De su existencia tenemos noticia a mediados del XIX en la obra de Madoz.

La estética de su arquitectura participa de un gran eclecticismo, con mezcla de motivos neoclásicos y neogóticos con elementos típicos de la arquitectura popular. A ella acude el pueblo en romería el último domingo de mayo

Ermita de la conseción.JPG

Fueron realizados en el siglo XIX y se encuentran repartidos en distintas partes del casco urbano; en la calle Fuente se encuentra la Fuente del Algarrobo y los Lavaderos. En avenida Fuente Alta se encuentra la fuente de la misma denominación.

Fiestas

Artículo principal: fiestas de Algodonales

Semana Santa

Una de las tradiciones y fiestas religiosas más importantes es sin duda la Semana Santa.

Las procesiones comienzan el Domingo de Ramos y terminan una semana más tarde, el Domingo de Resurrección. Muchos fieles recorren el centro del pueblo. Lo más llamativo son los "pasos", que son representaciones del Señor y la Virgen María, muchas de ellas de gran calidad artística. Los costaleros, en su mayoría hombres jóvenes, llevan un gran peso sobre sus hombros durante mucho tiempo por las calles estrechas del pueblo y por la calle principal, que es la plaza donde está situada la iglesia.

Están acompañados por una banda de música, y a veces desde los balcones se oye una saeta, oración cantada por un devoto.

Recreación histórica del 2 de mayo

Los días 1 y 2 de mayo de 1810, acaecieron trágicos y heroicos sucesos, al hacer frente los vecinos de Algodonales y el Alcalde Ordinario de Montellano a varios regimientos franceses, al mando del General Maransin. Murieron 237 personas y ardieron 73 casas, en distintos lugares de nuestro pueblo. Existe la relación de muertos y de las casas quemadas, en el Censo Parroquial de la población de 1810. Muchas algodonaleñas fueron violadas por la soldadesca.

En el memorial de D. Lucas de Iriarte y Landa que presenció los sucesos, se puede comprobar. Se detecta que en este año de 1810, se celebran más matrimonios que en el resto de los comprendidos entre 1800 y 1850.

Desde el año 2005 , los días Primeros de mayo muchos algodonaleños se han unido para recordar a sus valientes antepasados con una recreación de la vida en aquel tiempo y de la batalla. Los actos suelen durarr cuatro días.

Los vecinos de Algodonales participan con indumentaria de época y réplicas de las armas usadas hace dos siglos. Se unen a esta recreación los miembros de la asociación Torrijos por la libertad, que están hermanados con los paisanos de Algodonales. También participaban vecinos de Aguera y de Montellano, cuyo alcalde murió en la defensa de Algodonales.

Entre las escenas, destacan la entrada a caballo del alcalde de Montellano, la batalla y los fusilamientos que tuvieron lugar junto a la iglesia, además del estruendo de los cañones y el olor de la pólvora.

La celebración comienza con el desfile de asociaciones y peñas del 2 de mayo en la plaza de la Constitución. Con posterioridad, el alcalde inaugura las jornadas, da la bienvenida a las asociaciones y entrega el bastón de mando a los alcaldes independentistas de la época. Luego se procede a la subasta de los puestos y tabernas, por un subastador oficial, donde se podrán degustar platos típicos y adquirir productos artesanales. La jornada concluye con la representación de la entrada del alcalde de Montellano y de los heridos que serán recibidos por el alcalde algodonaleño de 1810.

  • Relación de los fallecidos en la batalla

Vecinos de Algodonales que fallecieron en defensa de su pueblo contra la invasión de los franceses. A continuación se reproduce la transcripción de los documentos de la época existentes y que datan de 1814.

Noticia de las personas que fallecieron en la defensa que esta villa hizo contra una división de enemigos franceses compuesta de siete mil y quinientos al mando del general Maxanes en el día primero y dos de mayo del año de 1810 y murieron en la defensa las personas:

Gonzalo de Troya mozo de mas de setenta años

Juan de Toro moso de mas de sesenta y ocho años

Dn Francisco Leo Marquez viudo de Dª Ana de Mesa

Francisco de Toro casado con Maria de los Dolores Rondon

Dn Esteban Ganivet natural de Granada

Fon Juan Ximenes moso de mas de sinquenta años medico y alcalde

Francisco Macias moso de veinte años hijo de Dn Antonio Macias

Dn Jose Romero casado con Dª Ana Dorado natural de Montellano

Dª Maria del Socorro hija de los antedichos

Dª Consolación hija de los antedichos

Dª Maria del Carmen hija de los antedichos

Antonio Arenillas acompañaba a Jose Romero

Pedro Muños moso de veinte años hijo de Andres Muños

Pedro Amado casado con Maria Nabarro

Jose Marchena casado con Maria Jesús Basques

Dn Juan Nadales chico casado con Dª Marina Bernal

Dn Francisco Ascanio viudo de Dª Maria de Dios Sanches

Martin Dominguez moso hijo de Juan Dominguez

Francisca Madroñal mosa hija de Gonzalo Madroñal

Juana Cueto viuda de Gonzalo de Castro

Marina Biaños casada con Juan Carretero

Dn Simon Rondon casado con Dª Maria de Balnes

Dn Domingo Abila casado con Dª Ana Madroñal

Fernando Rodriguez casado con Catalina Madroñal

Jose Rodriguez Dominguez casado con Maria Cortes

Francisco Albares casado con Ynes Romero

Francisco Nadales casado con Catalina Gonzales

Antonio Mendes de doce años hijo de Juan Mendes

Diego Barrera casado con Maria Bernal

Maria Solano casada con Francisco Medina

Antonio Lopez Borrego mojo hijo de Juan Lopez

Dn Juan Bienbenia casado con Dª Maria Monasterio

Juan de Toro moso hijo de Andres de Toro

Maria Amado Leonicia

Juan Beleño casado con Leonor Madroñal Berejeno

Francisco Romero Morato casado con Catalina Albares

Miguel Basques casado con Ana Madroñal Berejeno

Andres Morillas casado con Isabel de Luna

Francisco Marchena casado con Maria Cueto

Pedro Lebron casado Isabel Gamero

Gregorio Nabarro moso hijo de Pedro Nabarro

Pedro Escorza de doce años hijo de Gregorio Escorza

Dn Francisco Salcedo viudo de Dª Francisca Escorza

Nicolas, Francisco y Francisco Salcedo hijos de los antedichos

Francisco Balnes moso y Juan Balnes moso hijos de Diego Balnes

Dn Blas de Bulnes natural de las Montañas

Benito Sanches Heredia casado con Ana Basques

Francisco Rodriguez Domínguez viudo de Maria Sanches

Juan Ruiz moso hijo de Jose Ruiz

Matias Bernal casado con Maria Guerrero

Andres de Toro viudo de Josefa Dominguez

Juan Beleño su mujer Maria de Tosco y Catalina su hija de tres dias

Antonio Sanches moso hijo de Antonio Sanches

Lorenzo Aumada moso hijo de Antonio Aumada

Francisco Jose Contreras casado con Ana Monasterio

Juan Romero casado con Ana de Toro

Ines de Castro casado con Juan Lopez Millan

Juan Contreras Monasterio casado con Isabel Leo

Juan de Castro casado con Juana Basques

Juan de Mesa Puerto Serrano casado con Maria Ximenes

Juan Eugenio viudo de Isabel de Calle

Ignacio de Salas casado con Maria Cano

Juan Pablo viudo de Maria Sanchez

Juan Pablo moso hijo de los antedichos

Rafael Rubiales casado con Catalina Gonzales

Christobal Marchena casado con Leonor de Castro

Antonio Marchena hijo de los antedichos

Andres Gonzales Candelario casado con Josefa Cueto

Bartolome Cosio casado con Catalina Basques

Rodrigo Serrada viudo de Maria Benites

Antonio de Castro casado con Isabel de Luna

Francisco de Castro moso hijo de Antonio de Castro

Simon Millan, Ana Cueto su mujer Juan B. y Ines Juan hijos de los anteriores pequeñitos

Alonso Albares casado con Maria Moreno

Jose Cordero Heredia casado con Maria Gonzales

Jose moso hijo natural de Pamplona

Diego Ximenes casado con Isabel Carretero

Diego Roman casado con Isabel Lopez Santos

Marcelina mosa Francisco de ocho años hijo de los antedichos

Leonor Carbajal mosa hija de Juan Carbajal

Dn Geronimo Rondon casado con Dª Catalina Lopez

Catalina Padilla mosa hija de Pedro Padilla

Juan Valle casado con Leonor Sanches

Dn Jose Gago casado con Dª Isabel Rondon

Isabel de Salas viuda de Juan Morato

Antonio Guerrero casado con Isabel Almario

Martin Sanches Ramos casado con Catalina Rondon

Juan Dominguez Carreño casado con Maria Malo

Sebastian Marin casado con Maria Lopez madroñal

Juan Dominguez casado con Maria Gomes

Francisco Moreno casado con Maria Galvan

Francisco Moreno moso hijo de los anteriores

Juan Mariscal casado con Juana Moreno

Antonia Gonzales viuda de Juan Dominguez Carreño

Catalina Dominguez mosa hija de los antedichos

Francisco Lopes Siles casado con Isabel Marchena

Juan Santano casado con Juana Calero

Andres Santano de quatro años hijo de los antedichos

Catalina Basques mosa hija de Juan Basques

Francisco Matheos y su mujer Getrudis Ramires

Andres Horrillo casado con Blacina Matheos

Jose Garcia Hurtado y Ana Monasterio su mujer

Isabel Garcia de dos años hija de los antedichos

Isabel Lobo casada con Alonso Garcia Hurtado

Jose Rodriguez casado Maria de Calle

Juan Nadales Grande casado con Catalina Matheos

Antonio Guerrero casado con Marina Cano

Marina, Francisco, Jose Maria., Antonio hijos de los antedichos

Isabel Capilla casada con Benito Millán

Juan Bautista casado con María Cano

Juan Guerrero y su Mujer Josefa Carpio

Christobal Ramires su mujer Catalina Capilla

Christobal de seis años; Maria de dos años hijos de los antedichos

Ana Marchena mosa hija de Jose Marchena

Juan Garcia casado con Ana Maria Ramires

……. Marchena casada con Fernando de Toro

Andres Rubiales de doce años hijo de Salbador Rubiales

Francisco Amado Valderrama casado con Maria Borrego

Rodrigo Valle moso hijo de Pedro Valle

Juan Conejo Ramos moso de la Muela

Jose y Antonio Marin mosos hijos de Francisco Marin

Bartolome Garcia casado con Maria Perez Zambrana

Jose Galvan moso hijo de Jose Galvan

Dn Bernardo Perez casado con Maria Sanches

Dn Pablo Marquez moso hijo de Dn Francisco Marquez

Jose Marin casado con Francisca Luenzo

Juan Duran moso hijo de Bartolome Duran

Nicolas Mardonao moso hijo de Martolome Mardonao

Juan Lopez de doce años hijo de Juan Lopez

Juan Miguel Sanchez casado con Isabel Albendaño

Francisca Rodriguez mosa hija de Jose Rodriguez

Martin Barrera casado con Isabel Lopez

Juan Borrego casado con Isabel Borrego

Domingo y Juan Balnez mosos hijos de Dn Domingo

Francisco Orozco casado con Isabel Rodríguez

Diego Carbajal casado con Maria de Luna

Diego de Luna moso hijo de Diego de Luna

Dn Juan de Troya viudo de Doña Sebastiana de Ribera

Pedro Lopez mozo hijo de Juan Lopez

Francisco Amado Vivas casado con Ines Menencio

Juan Jose Roman casado con Josefa Nadales

Juan Domínguez casado con Isabel

Francisco Jaro casado con Maria Monasterio

Marco Albendaño casado con Isabel Beregeno

Ines Albendaño hija de los antedichos

Francisco Albares casado con Maria Beregeno

Jose Duchen

D. Lorenzo Gago mozo hijo de Gregorio Gago

Pedro Marquez

Bartolome Macias casado con Maria Menencio

Fernando Carbajal viudo de Isabel Valle

Bartolome Carbajal moso hijo de Diego Carbajal

Diego casado con Maria Albares

Simon Feliz moso Sargento de la cavalleria hijo de Juan

Luiz Heredia

Francisco reyes Heredia moso hijo de Luiz Heredia

Christobal de Torres viudo de Isabel Merencio

Francisco Rodríguez moso hijo de Christobal

Isabel Lopez mosa hija de Francisco Lopez

Mariana Marin viuda de Andres Guerrero

Leonor y Antonio hijos de Juan Martin

Antonia Barrera mosa de mas de sesenta años

Maria Millan viuda de Juan Medina

Juan Peres casado con Maria Santos

Marcos Garcia casado con Margarita Capilla

Francisco Santos moso de veinte años hijo de Francisco Santos

Christobal Solano casado con Isabel Peres

Juan de Salas hijo de Juan de Salas

Juan Medina casado con Isabel Dominguez Carreño

Jose de Salas casado con Maria Trinidad Bernal

Antonio Lebron viudo natural de Setenil

Jose Ramires casado con Catalina Capilla

Antonio Ramires moso de mas de veinte hijo de los antedichos

Juana de Contreras casada con Benito Borrego

Alonso Borrego y Juana mosos hijos de los antedichos

Gabriel de Contreras casado con Ana de Luna

Martin Campanario moso hijo de Martin Campanario

Bartolome Aguilera casado con Isabel Bernal

Isabel Miranda viuda de Juan de Toro

Maria Lobato

Juan Horosco casado con Maria Carretero

Lorenzo Gomes moso de mas de 60 hijo de Diego

Jose Bernal moso hijo de Juan Bernal

Francisco Martel casado con Leonor Galvan

Sebastián de Salas casado con Beatriz Nabarro

Pedro Nabarro viudo de Maria de Toro

Simon de Luna moso hijo de Christobal de Luna

Francisco Galiano casado con Maria Cortes

Maria Bernal viuda de Diego Cortes

Juan Suares moso hijo de Francisco Suares

Andres Albares moso hijo de Juan Albaees

Dn Christobal Lopez viudo de Marina Moreno

Dn Diego Benites viudo de Dª Isabel Cortes

Diego Fernandes viudo de Juana Duran

Rodrigo Merencio casado con Maria de Luna

Juan de Luna moso hijo de Bartolome de Luna

Andres Mantago y Ines Romero su mujer

Dn Bartolome de Mesa Casado con Catalina camacho

Francisco Marquez moso hijo de Dn Alonso Marquez

Pedro Amuedo casado con Isabel Lobillo

Juan Ramires moso hijo de Gonzalo Ramires

Dn Rodrigo Cortes moso hijo de Dn Christobal Cortes

Christobal Peres casado con Maria de Salas

Ines Peres del Rio casada con Juan de Mesa

Juan Perez del Rio moso hijo de Antonio Peres

Catalina Peres viuda de Pedro Roman

Maria Roman mosa de los antedichos

Bartolome de Troya casado con Isabel Benites

Maria Garcia Lobillo viuda de Lorenzo de Troya

Maria Roman viuda de Francisco de Sierra

Francisco de Sierra de 12 años hijo de los antedichos

Ana Nabarro viuda de Pedro Valle

Francisco Asiego hijo de Chistobal Asiego

Romería

Peregrinación y buen ambiente; se celebra el último domingo de mayo.


Feria de Santiago y Santa Ana

La feria de Santiago y Santa Ana se celebra entre los días 25 y 26 de julio y su duración es de 4 días. Son días de una gran animación y participación popular, donde los ciudadanos de Algodonales participan de forma activa en una de sus mejores fiestas en honor a sus patrones Santiago y Santa Ana

Durante esta celebración en la plaza principal del municipio se coloca una caseta pública donde todos los ciudadanos pueden entrar para participar en la multitud de actividades que se realizan tanto de día como de noche, además de bailar con los diferentes grupos musicales que asisten.

Además también hay actuaciones musicales en otras ubicaciones como son el cine de verano entre otros sitios, junto con la formación de casetas privadas.

A lo largo de estos días se elijen a las reinas y damas de honor de las fiestas.

El primer día de esta feria se enciende el alumbrado y se hace un pasacalles, donde participan gigantes, cabezudos y una banda de música, que además saldrán todas las mañanas para tocar la diana por las calles más céntricas de la localidad.

Para finalizar la feria se concluye con un espectáculo de fuegos artificiales.

Feria de la Virgen de los Remedios, de las espelucadas

La feria de la Virgen de los Remedios es una festividad que se celebra el día 15 de agosto, día de la Virgen de los Remedios.

Es una fiesta que tiene lugar en la Calle Cabezadas de la localidad. Ese día la Calle Cabezadas y la Calle Diaz Crespo se engalanan de farolillos y tienen lugar varias actuaciones en la Plaza de los Remedios. La fiesta dura hasta altas horas de la madrugada.

Otras fiestas

  • Carnaval. Gran Concurso de chirigotas. Pasacalles, carrozas y disfraces. Celebrado a finales de febrero.
  • Romería.
  • Fiesta del Corpus Christi, celebrada entre finales de Mayo y principios de Junio

Gastronomía

Artículo principal: gastronomía de Algodonales

Algodonales se sitúa en un valle poblado de olivos y el aceite de oliva virgen extra es muy preciado e imprescindible para todos sus platos, además de la elaboración de las aceitunas partidas.

La carne, los quesos artesanos y el vino son los productos naturales por excelencia. Los platos más típicos son el Potaje de Tagarninas, las Sopas Tostadas con Espárragos y su repostería con ciertos matices árabes, como el gañote.

Sociedad

Ver datos estadísticos de la sociedad de Algodonales

Centros educativos

  • Centro Guadalinfo de Algodonales
{{{descripción}}}

Surgido dentro del Plan Estratégico para el Desarrollo de la Sociedad de la Información en Andalucía. El proyecto tiene como objetivo principal la Alfabetización Digital de aquellas generaciones y sectores que no conocen ni la utilidad, ni el funcionamiento de las nuevas tecnologias, tratando de evitar en todo momento, la conocida "brecha digital". Para ello, el centro Guadalinfo ofrece actividades, talleres y cursos gratuitos a todos los habitantes de la localidad.


Centros de Salud

El Centro de salud Algodonales está situado en la calle Setenil de las Bodegas, 25. Teléfono: 956137328

Deportes

{{{descripción}}}

Deportes de vuelo libre ala delta y parapente.

Algodonales cuenta con equipos de fútbol sala femenino, y de fútbol masculino en las categorías de cadetes, alevines, benjamines e infantiles.

Carrerababy2009 .JPG

Apodos y motes

Al igual que muchos localidades andaluzas, Algodonales conserva la tradición de los apodos, por los que se conocen los vecinos. Algunos de estos apodos, antiguos y actuales, englobados por tipo, son:

  • Animales

Bicha/o , borreguero, caballos, cabeza rucho, capón, cara hormiga, conejito, chinchorro, erizo, gallo, gato, gorrino, gorrión, búho, grillo, jurona, hormigo, lagarto, lorito, mata, gorrinos, mataliebres, mono, mulas, mulitas, pajarico, pajarraco, perras, perritas, pichón, polilla, rano, ratón, tejón, tortolita, yeguas, zorro y palomo.

  • Comestibles

Arguardientero, arrope, barquillero, boniato, cocinas, cortezas, caramelo, chicharrona, chinchorro, choco, gachero, guiso/a, juan y queso, mascando, melao, meloja, mollete, morcilla, morcón, papa frita, papera, panduro, patas de turrón, perejil, poquito pan, puchera, rabanito, sopitas, suspiritos, terejinga, tortas, confitero, pescaera,

  • Vestimentas

Alforjitas, botinero, capachas, capachero, correas, chapona, mantillas, media manta, paraguera, sastre, sombrerona, taleguilla, zapatera, zapatitos.

  • Religiosos

Antonio ermita, barrabás, caño santo,capilla, cristino, el cristo, el cura, el de moja, el divino, huertas ánimas, kitolis, miracielos, misa alba, monasterio, navetas, rosarios, rubio campanas, sacristiana, vicente señor.


  • Toponímicos'

Argentinos, filipinos, gastoreño, grazalema, chino, maria forastera, moleño, murciano, olvereño, poblaor, polaco, rondino, serrana, tolaseña, zahareño, morito.


  • Inmorales

Boquita culo, culo dulce, picardias, picha chica, pisa huevo, porra hierro, tres cojones, follona.


  • Físicos

Barrigazo, bobo, bonito, careto, culo bajo, el bola, fea, gordo, manos blancas, lazio, pedrito lanza, peluca, rubio la cal, rubio torpeza, tobillones, visco marina

  • Musicales

Bailaor, cantaor, guitarro, pitafú, pitito, toca y canta, tambores, trompeta, juanillo voces.


  • 'Instrumentos'

Algarrillas, bombas, botones, bolindre, caenas, calderas, cantaritas, canteros, carboneros, carpintera, cartucho, Cebaero, cementerio, cisquero, cuarteron, cucharillas, chisme, chamicero, escudero, escudita, lápiz, ganancias, lavadero, lebrillero, laberinto, manoplas, manguero, mil reales, platero, pellejos, pepe hebra, peseta, ricoescobas, tapaeras, tenazas, tablones, talego,

  • 'Niños y niñas

Niño barea, niño dios, niño horno, niño huerto, niño la leche, niño la gastor, niño las minas, niño lores, niño lucia, niño luisa, niña bonita, niña carmen, niña gapar, niña la cueva, niña inés, niña pepa.

Vocabulario popular

Awela: abuela

Aká paká: aquí junto a mi

AKARAHOTÁO despistado

ACARREÁ acarrear conseguir alguna cosa necesaria en un momento dado

ACHANCÁ achancar, aplastar con el pie

ACHIPÉ efectivamente

CHUCHURRIO dicese de la persona que parece triste, desalentada. Dicese de la flor o de la planta marchita

AJÁ Perfectamente. Se emplea para expresar que lo que se hace o se dice coincide con nuestra idea o nuestro deseo.

ALAGÁ inundar de agua

ARCAGUETA persona que es propensa a alcahuetear

ARTEREÁ inquietar, turbar

EMBOZÁ cantidad de cosa suelta que cabe en el hueco formado por las dos manos.

ANDURRIÁLE lugares extraviados

ANTIÉ anteayer

AÑIURA añadidura

APECHUGÁ soportar algo con pesar

APENCÁ apechugar

ARRECUCÁ cubrir bien y envolver con la ropa de la cama

ARREÁ dar un golpe violento intencionadamente a alguien o a alguna cosa.

ARREZIO Aplicase a la persona o animal que tiene mucho frío

ARRELINGARZE Agarrarse con las manos a algún soporte

ARRIÁO aislado, incomunicado

ARRIÑONAO Dicese de aquella persona que se encuentra rendida de cansancio después de haber realizado un esfuerzo físico muy grande.

ARRUMBIAO dicese de algo que está fuera de uso en un lugar no afectado por la actividad habitual

CHASCO En la frase "Llevarse chasco", verse burlado, sufrir decepción.

DESPOTRICAR Echar a alguien de un lugar

MANGANTE Ladrón, sinvergüenza, hombre despreciable

Referencia

Este artículo incorpora material de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia GFDL.

Entradas relacionadas


Enlaces externos

Principales editores del artículo

Hay 13 otros contribuyentes a esta página.

Valora este artículo

  • Actualmente4.15/5

4.2/5 (13 votos)